Archivo de la etiqueta: politica fiscal

¿MEDIO LLENO O MEDIO VACIO?

Contento como unas castañuelas, no cabiendo en si de gozo, el Sr. Ministro de Hacienda y Administraciones Publicas, D. Cristóbal Montoro, ha presentado recientemente los Presupuestos Generales del Estado para 2014. Son los séptimos que presenta como Ministro de Hacienda, en dos etapas diferentes, pero ambas con un mismo común denominador: existencia del Euro y por lo tanto no es posible realizar ajustes con políticas de tipo de cambio. Lo he repetido hasta la saciedad, y lo haré una vez mas: sin políticas de tipo de cambio posibles (moneda única) y sin políticas monetarias autónomas (control del BCE) las únicas políticas posibles de ajuste por el lado de la demanda son las POLITICAS FISCALES contractivas o expansivas según se quiera realizar el ajuste a la baja o al alza. Es decir, en palabras del Sr. Ministro, ha habido que realizar una “devaluación interna” con el objetivo de ganar competitividad, tratando de dejar atrás la etapa recesiva. La medicina aplicada ha sido dura, salvaje, destruyendo una gran parte del tejido productivo, y por extensión destruyendo empleo. Los parámetros macro de la economía le dan parte de razón, pues salvo la tasa de desempleo (en torno al 27%) el resto de magnitudes básicas están corregidas – saldo exterior positivo, inflación por debajo del 1%, prima de riesgo en el entorno de 250 puntos básicos – o en fase de corrección – déficit público del orden del 6% (viene del 10%), crecimiento del PIB trimestral positivo (un 0.2%) y porcentaje de deuda pública sobre el PIB que si bien es del 100%, no continua creciendo. Regozo en la complacencia.

Vale Sr. Ministro, ya hemos salido de la recesión. Pero ¿hemos salido de la crisis?. Ah… Eso es otra cosa. ¿Cuál ha sido el modelo histórico? Devaluar moneda, y hacer que el sector exterior sea el motor económico inicial y luego, a medida de las rentas internas mejoran, se sustituye el motor exterior por el consumo interno. Bien, eso era así cuando se podía devaluar. Fue el modelo de los años 60 (Plan de Estabilización) y el de los 80 (Pactos de la Moncloa y primeros años de gobierno del PSOE) y el de la salida de las crisis del 92 (tres devaluaciones del tipo de cambio peseta/Ecu). Ahora no es posible, y esa devaluación se ha realizado via recorte de la renta disponible. Primero al sector privado, con ajustes de cantidad (desempleo) y subida de impuestos (o de carga impositiva, que me da lo mismo a estos efectos). Luego al sector público, ya vamos por el cuarto año de congelación salarial con algún que otro año de bajada real. Y por último a las clases pasivas, pensionistas fundamentalmente. El subestimar esta política de rentas es la que va a hacer que permanezcamos mucho tiempo en las profundidades, salvo que se acometan esas reformas estructurales tan necesarias: profunda reforma de la Administración del Estado (Central, Autonómico y Local), reforma del TODO el sistema fiscal (Seguridad Social incluida) y reforma del Sistema Público de Pensiones.

Confiarlo toda la salida a las exportaciones es un tanto “naif” ya que el 80% del PIB es consumo interno, lo cual quiere decir que una bajada de salarios y recortes públicos que haga que el consumo interno caiga un 1%, el PIB se contrae un 0.8%. Lo que tienen que crecer las exportaciones (netas of course) para compensar esta caída es del orden del 25%. Una política de rentas a la baja que incentiva las exportaciones solo se lleva por delante el Estado del Bienestar (que yo no digo que no tenga que ser reformado, que todo gratis NO ES POSIBLE). Esa política de rentas a la baja permiten competir vía exportaciones al mejorar la competitividad exterior. Sin embargo si dichas ganancias de competitividad se fundamentan EXCLUSIVAMENTE en salarios bajos, estamos compitiendo con paises emergentes, y que yo sepa, NINGUNO de ellos tiene ESTADO DE BIENESTAR que sostener. La competitividad exterior hay que realizarla frente a otros paises (Alemania, EEUU, Francia, Austria, Suecia, Noruega, Finlandia, Gran Bretaña, Japón…) y eso sólo se consigue con ganancias sostenidas en PRODUCTIVIDAD.

PD 1.- Mi mas sentido pésame a la familia De Villota. Descanse en paz María.

PD 2.- Releído y finalizado nuevamente “Los Asesinos del Emperador” de Santiago Posteguillo, vamos a por la segunda parte, recientemente publicada: Circo Máximo.

Anuncios

FISCAL CLIFF

Ya casi en tiempo de descuento, hubo lo que podríamos denominar “acuerdo” entre Demócratas y Republicanos para evitar el denominado Fiscal Cliff o Precipicio Fiscal para este ejercicio 2013 en EEUU.

EEUU tiene actualmente, y gracias a las políticas de Mr. Obama una déficit fiscal del 7% y una deuda pública global, medida en porcentaje de PIB, del 102%. Por comparativa, España tiene, datos avanzados para el 2012 un 6,5% de déficit fiscal y una deuda pública rozando el 80%del PIB mas o menos.

Pero ¿que es el Precipicio Fiscal? Es el término con el que se conoce a la situación fiscal actual de los EEUU y que describe el fin de un conjunto de medidas de corte fiscal expansivo vigentes actualmente.

Para simplificar diremos que el 31/12/2012 finalizaban una serie de medidas de política fiscal expansiva, introducidas ya en la etapa de Mr. Bush y que básicamente son las siguientes:

  1. Fin de los recortes temporales de impuestos sobre la nómina de los trabajadores.
  2. Fin de la exenciones fiscales aprobadas a las empresas.
  3. Entrada en vigor de los recortes de gastos, acordados ya  en el marco del techo de deuda de 2011.

Simplificando mucho, el fin de estas medidas de fiscales expansivas provocarían un recorte del Presupuesto Federal americano de 103 mil millones de $ y un incremento de impuestos de 400 mil millones de $. Con todo ello, se consigue reducir a la mitad el déficit fiscal, pasando del 7% al 3.5-4%%. Hacerlo así, de esta manera agresiva,  implica que EEUU retorna nuevamente a la recesión. De ahí la importancia de las negociaciones entre Demócratas y Republicanos en los últimos días de diciembre de 2012, obligando incluso a Mr. Obama a suspender momentáneamente sus vacaciones navideñas. Al final se llegó a un acuerdo, que podemos catalogar de parche, que consiste en lo siguiente:

  1. Incrementar el tipo impositivo del 35% al 41% a  las rentas superiores a 400.000 $.
  2. El impuesto de sucesiones pasas del 35% al 40%.
  3. Las rentas de capital pasan a tributar al 23,8%.
  4. Las cotizaciones sociales de los empleados pasan al 12.4% mas una tasa adicional del 0.9% para rentas superiores a 200.000 $.

Como vemos, el acuerdo no se basa tanto en la reducción del gasto, cosa a la que Mr. Obama se opone, como en el incremento de impuestos.

¿Y por que podemos catalogar la medida como “parche”?. Pues porque queda lo mas importante, la cuantificación y autorización del “techo de deuda” anual al que puede someterse la administración americana. Y ese techo lo marca el Congreso, actualmente con mayoría republicana, la cual es partidaria de recortes de gastos y no de subidas de impuestos. Justo lo contrario que la administración Obama. Así que vamos a tener tensión en los mercados en las próximas semanas, puesto que de no aprobarse un incremento en el techo de deuda, EEUU entra, literalmente, en suspensión de pagos durante el mes de febrero de 2013. Ya en el 2011 la tensión en la negociación del techo de deuda provocó una bajada del rating de la deuda de EEUU.

Con todo y con ello, aún suponiendo que se autorice un techo de deuda mayor por parte del Congreso y la administración Obama pueda emitir deuda nuevamente, seguiremos con tensión en los mercados, pues el principal comprador actual de deuda pública americana es la propia Reserva Federal, en manos de Mr. Bernanque, que lleva años inundando de liquidez el mercado.

En resumen, actualmente EEUU tiene una política fiscal expansiva, fundamentalmente basada en el incremento del gasto público incurriendo en déficit fiscal (y por añadidura, incremento de deuda) y una política monetaria expansiva, con tipos de interés de referencia del 0.25% y compra masiva de deuda. Y esta combinación de políticas fiscales y monetarias expansivas son una bomba para el medio y largo plazo, generando mayores y mas profundas recesiones. Lo de siempre, pan para hoy, hambre para las generaciones futuras. Si ocurre en un país como Grecia, Portugal o España, pues no ocurre nada en el resto de mundo. Pero si ocurre en la primera potencia económica mundial, el problema es, precisamente, mundial. Así que urge, y no les creo por la labor, que la administración Obama desradicalice sus posturas pro expansivas del gasto y se llegue a un acuerdo serio y riguroso de reducción del gasto público y por lo tanto del déficit fiscal americano. Y evidentemente que se cumpla ese compromiso en el tiempo. O tomando el título del segundo libro de la trilogía de The Century de Ken Follet, entraremos en el “invierno del mundo” y nos vamos a reir de la Gran Depresión de los años 30.