Archivo de la etiqueta: pib

FISCAL CLIFF

Ya casi en tiempo de descuento, hubo lo que podríamos denominar “acuerdo” entre Demócratas y Republicanos para evitar el denominado Fiscal Cliff o Precipicio Fiscal para este ejercicio 2013 en EEUU.

EEUU tiene actualmente, y gracias a las políticas de Mr. Obama una déficit fiscal del 7% y una deuda pública global, medida en porcentaje de PIB, del 102%. Por comparativa, España tiene, datos avanzados para el 2012 un 6,5% de déficit fiscal y una deuda pública rozando el 80%del PIB mas o menos.

Pero ¿que es el Precipicio Fiscal? Es el término con el que se conoce a la situación fiscal actual de los EEUU y que describe el fin de un conjunto de medidas de corte fiscal expansivo vigentes actualmente.

Para simplificar diremos que el 31/12/2012 finalizaban una serie de medidas de política fiscal expansiva, introducidas ya en la etapa de Mr. Bush y que básicamente son las siguientes:

  1. Fin de los recortes temporales de impuestos sobre la nómina de los trabajadores.
  2. Fin de la exenciones fiscales aprobadas a las empresas.
  3. Entrada en vigor de los recortes de gastos, acordados ya  en el marco del techo de deuda de 2011.

Simplificando mucho, el fin de estas medidas de fiscales expansivas provocarían un recorte del Presupuesto Federal americano de 103 mil millones de $ y un incremento de impuestos de 400 mil millones de $. Con todo ello, se consigue reducir a la mitad el déficit fiscal, pasando del 7% al 3.5-4%%. Hacerlo así, de esta manera agresiva,  implica que EEUU retorna nuevamente a la recesión. De ahí la importancia de las negociaciones entre Demócratas y Republicanos en los últimos días de diciembre de 2012, obligando incluso a Mr. Obama a suspender momentáneamente sus vacaciones navideñas. Al final se llegó a un acuerdo, que podemos catalogar de parche, que consiste en lo siguiente:

  1. Incrementar el tipo impositivo del 35% al 41% a  las rentas superiores a 400.000 $.
  2. El impuesto de sucesiones pasas del 35% al 40%.
  3. Las rentas de capital pasan a tributar al 23,8%.
  4. Las cotizaciones sociales de los empleados pasan al 12.4% mas una tasa adicional del 0.9% para rentas superiores a 200.000 $.

Como vemos, el acuerdo no se basa tanto en la reducción del gasto, cosa a la que Mr. Obama se opone, como en el incremento de impuestos.

¿Y por que podemos catalogar la medida como “parche”?. Pues porque queda lo mas importante, la cuantificación y autorización del “techo de deuda” anual al que puede someterse la administración americana. Y ese techo lo marca el Congreso, actualmente con mayoría republicana, la cual es partidaria de recortes de gastos y no de subidas de impuestos. Justo lo contrario que la administración Obama. Así que vamos a tener tensión en los mercados en las próximas semanas, puesto que de no aprobarse un incremento en el techo de deuda, EEUU entra, literalmente, en suspensión de pagos durante el mes de febrero de 2013. Ya en el 2011 la tensión en la negociación del techo de deuda provocó una bajada del rating de la deuda de EEUU.

Con todo y con ello, aún suponiendo que se autorice un techo de deuda mayor por parte del Congreso y la administración Obama pueda emitir deuda nuevamente, seguiremos con tensión en los mercados, pues el principal comprador actual de deuda pública americana es la propia Reserva Federal, en manos de Mr. Bernanque, que lleva años inundando de liquidez el mercado.

En resumen, actualmente EEUU tiene una política fiscal expansiva, fundamentalmente basada en el incremento del gasto público incurriendo en déficit fiscal (y por añadidura, incremento de deuda) y una política monetaria expansiva, con tipos de interés de referencia del 0.25% y compra masiva de deuda. Y esta combinación de políticas fiscales y monetarias expansivas son una bomba para el medio y largo plazo, generando mayores y mas profundas recesiones. Lo de siempre, pan para hoy, hambre para las generaciones futuras. Si ocurre en un país como Grecia, Portugal o España, pues no ocurre nada en el resto de mundo. Pero si ocurre en la primera potencia económica mundial, el problema es, precisamente, mundial. Así que urge, y no les creo por la labor, que la administración Obama desradicalice sus posturas pro expansivas del gasto y se llegue a un acuerdo serio y riguroso de reducción del gasto público y por lo tanto del déficit fiscal americano. Y evidentemente que se cumpla ese compromiso en el tiempo. O tomando el título del segundo libro de la trilogía de The Century de Ken Follet, entraremos en el “invierno del mundo” y nos vamos a reir de la Gran Depresión de los años 30.

Anuncios

DIAGNOSIS ERRONEA = GAME OVER (parte I)

Dicen que la economía es el “arte” que explica perfectamente lo que ha sucedido en el pasado y el porqué no ha sucedido lo que se creía que iba a suceder. Y se nos supone “expertos” en la materia, que tenemos herramientas y conocimientos suficientes para prever que puede o no puede suceder. Hoy unas frases para la risa, de contenido económico y de índole “progresista”, que vistas con retrospectiva nos dan una idea de en manos de quien hemos estado. Es para reír o para llorar,  no lo tengo muy claro.

José Luis Rodríguez Zapatero (Ex Presidente del Gobierno de España 2004-2011):

“Lo enunciaré de forma sencilla pero ambiciosa: la próxima legislatura lograremos el pleno empleo en España. No lo quiero con carácter coyuntural, lo quiero definitivo “. (3 de julio de 2007, Debate del Estado de la Nación)

Desde esa fecha, el desempleo en España pasó de una tasa del 7,95% a la actual del 25%.

Vamos a por otra “perla”.

Pedro Sólbes Mira (Ex ministro de Economía y Hacienda 2004-2009 y con anterioridad durante 1993-1996, las dos etapas de las mayores crisis económicas desde los Pactos de la Moncloa):

“La economía española crecerá a velocidad de crucero durante los dos próximos años, en los que avanzará en torno a un 3% .” (11 de diciembre de 2007).

Atención a la pendiente de caída desde principios de 2008.

Otra del mismo:

“El Estado tendrá superávit presupuestario, a pesar de una economía desfavorable.” (12 de junio de 2012).

La linea roja es España. Sin palabras.

En cualquier materia, pero fundamentalmente en la económica, la fase de diagnóstico es clave. Un diagnóstico real, serio y riguroso, hace que las medidas a tomar sean correctas. Luego éstas darán sus frutos o no y el éxito de las mismas dependerá de muchos factores. En sentido contrario el fracaso está asegurado. Eso es realmente lo que ha ocurrido desde finales del 2007. La fase de diagnóstico de la situación económica brilló por su ausencia. Las decisiones se tienen que tomar en su justa medida y también en SU JUSTO TIEMPO. Una medida correcta, tomada a destiempo, es una mala  medida. Una mala medida, tomada a tiempo, no deja de ser una mala medida. Así pues, lo mínimo que se les debe exigir a los “expertos” es una detección prematura de los cambios de ciclo, pues hay indicadores avanzados que te van avisando. Y una vez detectado el cambio de tendencia, hay que pedir un DIAGNOSTICO base sobre el que se deben tomar las DECISIONES y MEDIDAS adecuadas. Es cierto que últimamente, y de manera generalizada, los dirigentes políticos (y no sólo de España) dejan bastante que desear y se rigen exclusivamente por los votos. Sin embargo los segundos niveles y los correspondientes asesores, son técnicos, tecnócratas que dicen ahora, y sus decisiones deben ser de índole técnica, pensando en el bien común general, sustentadas, como ya he dicho en un diagnóstico real de la situación. Lo contrario nos lleva a un mundo Matrix. De aquellos polvos, los lodos y fangos de hoy. ¿Estaríamos en una situación mejor si se hubiesen tomado las medidas adecuadas en un tiempo adecuado? Viendo el entorno en el que nos movemos, lo que si podríamos afirmar es que al menos no estaríamos en el furgón de cola.

PD.- Finalizado el segundo libro de la trilogía de “The Century”,  ” El invierno del Mundo” de Ken Follet. Es de obligada lectura. Personalmente me gustó mas el primero (“La caída de los Gigantes”) y desde luego, estoy esperando ya (aunque me tocará esperar un tiempo largo) el tercero. Mientras, retomamos a Mr. Christian Grey  y el segundo libro de la trilogía de “Cincuenta Sombras”.

PGE 2013…Nuevamente tiempo perdido.

A falta de su tramitación parlamentaria, el proyecto de  los Presupuestos Generales del Estado para el ejercicio 2013 fue presentado días atrás. Los expertos, tertulianos,  medios de comunicación, organismos diversos, sindicatos diversos y patronales diversas ya han opinado al respecto de los mismos. Y como resumen de estas opiniones públicas y publicadas, podemos decir que no gustan a nadie. Y no voy a ser yo quien contradiga tan expertas opiniones.

Los Presupuestos Generales del Estado, sean del país que sean, son la principal ley sobre la que se sustenta todo el entramado económico de un país cualquiera, son la hoja de ruta que marca el camino y las prioridades (asignación de recursos escasos y necesidades ilimitadas). En resumen, es el principal instrumento de planificación económica.  O al menos así debiera serlo. Y así viene recogido en la Constitución Española de 1978 en su articulo 134.

Artículo 134.

1. Corresponde al Gobierno la elaboración de los Presupuestos Generales del Estado y a las Cortes Generales su examen, enmienda y aprobación.

2. Los Presupuestos Generales del Estado tendrán carácter anual, incluirán la totalidad de los gastos e ingresos del sector público estatal y en ellos se consignará el importe de los beneficios fiscales que afecten a los tributos del Estado.

3. El Gobierno deberá presentar ante el Congreso de los Diputados los Presupuestos Generales del Estado al menos tres meses antes de la expiración de los del año anterior.

4. Si la Ley de Presupuestos no se aprobara antes del primer día del ejercicio económico correspondiente, se considerarán automáticamente prorrogados los Presupuestos del ejercicio anterior hasta la aprobación de los nuevos.

5. Aprobados los Presupuestos Generales del Estado, sólo el Gobierno podrá presentar proyectos de Ley que impliquen aumento del gasto público o disminución de los ingresos correspondientes al mismo ejercicio presupuestario.

6. Toda proposición o enmienda que suponga aumento de los créditos o disminución de los ingresos presupuestarios requerirá la conformidad del Gobierno para su tramitación.

7. La Ley de Presupuestos no puede crear tributos. Podrá modificarlos cuando una Ley tributaria sustantiva así lo prevea.

Los PGE están basados en unas previsiones macroeconómicas. Estas previsiones son el vórtice del resto del cuadro de ingresos y gastos y, por lo tanto, deben ser serias, rigurosas y creíbles. Es importante que cumplan estos tres puntos. Su cumplimiento garantiza que la base sobre la que vamos a edificar el resto es sólida. Pero claro, no dejan de ser previsiones, y la previsión sin error no existe.

Los PGE del Reino de España para el 2013 están basados en los siguientes datos de cuadro macroeconómico:

1.- Crecimiento del PIB del -0.5%.

  • Demanda nacional: -2.9%.
  • Sector exterior: +2.3%

2.- Precios (medido en  deflactor del PIB) de 1.6%.

¿Son creíbles estos datos base macroeconómicos? Personalmente creo que no, que van a ser peores. La demanda nacional calculo que caerá por encima del 3.2%, y que el sector exterior va  a aportar unas 3 décimas menos, finalizando en el 2%. Todo ello, puede llevar el PIB a una caída cercana al 1%. Y los precios, por encima del 2%, medido en deflactor del PIB.

¿Y esto que implica? Implica que el cuadro de déficit fiscal previsto no se va a cumplir sin medidas adicionales. Y  las medidas adicionales, visto lo que queda por tocar, ya se sabe: pensiones y sanidad.

PD.- No termino de entender, una vez leído el primero de  la trilogia, que es lo que ha provocado tanto “boom” con el libro Cincuenta Sombras de Grey. De momento, dejamos reposar la segunda parte e iniciamos la lectura de “El Invierno del Mundo”, segundo de la trilogia “The Century” de Ken Follet.

ESTANFLACION

Hoy una entrada didáctica, que ya iba siendo hora después del maremágnum de propuestas diferentes y diversas con los que los partidos políticos y demás nos vienen ilustrando sobre como salir de esta bien llamada “Gran Recesión”. Y en relación con ello, hoy vamos a hablar del termino “estanflación”.

Estanflación, gramaticalmente hablando es la conjunción de dos términos económicos vitales: inflación y estancamiento (por contraposición a término “crecimiento”). Económicamente hablando, es un fenómeno que combina lo peor de dos situaciones económicas graves, esto es la inflación o crecimiento continuado de los precios y el estancamiento o recesión del crecimiento del producto de un país (denominado, en la mayoría de casos PIB (Producto Interior Bruto).

Hasta finales de los años 60 este fenómeno no existía, al menos económicamente hablando. Lo normal, lo “natural” en términos económicos, es que los precios (inflación) aumenten porque se está produciendo actividad económica, es decir, crecimiento. Si no hay crecimiento, la presión de la demanda sobre la oferta cae y por lo tanto, los precios bajan, o al menos no crecen. Es decir, hay una relación directa entre el crecimiento económico y el crecimiento de los precios. A partir de finales de los 60 y principios de los 70, se produce la primera gran crisis de petroleo, y entonces se empiezan a manifestar altos precios con crecimiento negativos del PIB, aparece por primera vez la “estanflación”. Se empiezan a estudiar los “shocks de oferta” y no solo los efectos de una variación de la demanda. Gráficamente un “shock de oferta” provoca una “contracción” de la oferta, y dicha contracción de la oferta, a igual demanda, genera menor producción y mayor nivel de precios. Se puede ver de modo visual en la gráfica siguiente, donde el nivel de precios y producción inicial es A y después del shock de oferta, es B, con mayor nivel de precios y menor nivel de producción.

¿Y a que viene esto? Sencillo, viene a colación al respecto de los actuales niveles de crecimiento en España y niveles de precios existentes. Podemos comprobar, según el INE, Instituto Nacional de Estadística, que el nivel de crecimiento del PIB en tasas interanuales (e intertrimestrales), desde el primer trimestre de 2007 es decreciente, con trimestres negativos, y el nivel de precios, medido a nivel de IPC, se mantiene elevado, si bien hay meses de crecimiento negativo también.

 

No seré yo quien determine si realmente hoy en día estamos inmersos en un periodo de estanflación o no, pero ciertamente el nivel de crecimiento del PIB es muy parco tanto si lo comparamos en interno con datos históricos como si lo comparamos con economías europeas, y sin embargo los precios se resisten a bajar. Y esta situación de crecimiento bajo o nulo, incapaz de crear empleo, en una economía con una tasa de desempleo por encima del 20%, y endeudada hasta las cejas, el que los precios mantengan una resistencia a la baja y se mantengan en niveles mas altos que nuestras economías de Europa, al menos nos debe hacer reflexionar sobre la rigideces que se mantienen en nuestro actual sistema productivo.