Archivo de la etiqueta: liderazgo

¿NUEVO CAMINO?

Escribió John P. Kotter, en uno de sus múltiples libros sobre liderazgo, que “liderazgo es diferente de la dirección, pero no por las razones que generalmente se suponen. No tiene nada que ver con tener carisma u otras exóticas cualidades personales. No es privilegio de unos pocos ni es necesariamente mejor que la dirección o un sustitutivo de ella”.

Continuaba así:

“Casi todas las grandes empresas están, hoy en día, sobredirigidas y sublideradas. Algunos pueden llegar a ser buenos directores, pero no a convertirse en líderes. Otros tiene gran capacidad de liderazgo, pero no logran ser buenos directores”.

Y añadía:

“Dirigir es gestionar la complejidad. Liderar es gestionar el cambio.”

¿Y porqué escribo yo esto y me acuerdo ahora del Sr. Kotter?

Todo empezó con el Sr. Mou alias “special one”. Tres años en el banquillo madridista, y un palmarés un tanto ridículo. Desde luego no comparable con el del Sr. Guardiola (éste si, SEÑOR con mayúsculas) y lejos de las expectativas que se depositaron en su figura: la tan añorada “décima”.Yo creo que hubiese terminado de la misma manera. Se le contrató y se le otorgó el poder total para que liderara un cambio. Sin embargo, él lo midió en base a la consecución de resultados.  ¿Líder o gestor?. Y luego continuó con la entrevista al Sr. Aznar en su cadena de Tv amiga a la par que nos enteramos que el Sr. Rajoy se reunía, ese mismo día en Moncloa, con el Sr. González. En este caso, si lo tengo claro, Aznar gestor, González, líder. Rajoy, no coment. Y cada vez mas, desde diferentes medios de comunicación nacionales y no nacionales, se repiten las palabras “falta de liderazgo”. Ya ni Obama. Inmersos en una crisis económica (y social y moral que añado yo) que va ya para su sexto año, surgen peticiones de “lideres” por una parte y de “gestores” por otra (tecnócratas que es mas “cool”). Es cierto, estamos sobredirigidos y subliderados. Esta crisis, que algunos se empeñan en catalogarla exclusivamente como “económica”, está haciendo saltar muchos resortes tanto macro como microeconómicos. Y, además, de índole personal, de comportamiento, de psiquis. No, no es una crisis económica, ni un cambio de ciclo. Es un final, como lo fue la Gran Depresión o la época posterior a la Segunda Guerra Mundial. Y para ello no necesitamos gestores, necesitamos líderes. Pero ¿donde están?

PD.- Fin de la trilogía del Sr. Grey. Y fin de las memorias del Sr. Aznar. Cambiamos de partitura y nos pasamos a algo diferente, El asesino del láser de Gellert Tamas, historia real del mayor asesino en serie de Suecia.

Anuncios

AND…ONE MORE THING.

Estoy un poco cansado de leer la diferente prensa digital (la de papel hace mucho tiempo que dejé de comprarla) de estos últimos días. Están a vueltas con los mismos temas.  A nivel internacional, la prima de riesgo española sigue subiendo y se ha consumado el expolio argentino en Repsol YPF. Ahora veremos el nivel al que nuestro ínclito ZP, ex presidente del Gobierno de España, ha dejado la diplomacia española. Es en situaciones como esta, en pulsos como este, donde se ve, de verdad, los “amigos” y el poder que se tiene en las alfombras de los diferentes despachos ovales y no ovales. Fumando espero. A nivel nacional, retornan viejos flashes de fotos en blanco y negro de mi infancia, donde siempre aparecía algún familiar con pose escopeta en mano. Retorna la “escopeta nacional” de manos de la monarquía española. Y por partida doble. Por un lado con el ex consorte de la infanta, de cacería (o montería según se mire) con su hijo de 13 añitos, al que le deja disparar y…directo al pie. Y Twitter que revienta de chistes. Sin comentarios. Y por otro, el mismo monarca, con la que está cayendo, de cacería de elefantes, a 30.000 euros la pieza, en Botswana. Sin comentarios. No añado el caso Noos. No quiero hacer leña. Pero si se lo han propuesto, amen que lo van a conseguir. Así que hoy la entrada se la voy a dedicar a uno grande de verdad.

He finalizado la lectura del libro de Walter Isaacson  sobre la biografía de Steve Jobs, fundador, padre, alma y corazón de Apple. No me resisto. Al final del mismo, 5 perlas dignas de guardar bajo llave o de grafitearlas en todas las Universidades y Escuelas de Negocios del mundo. E incluso de tatuarselas en el culo a mas de uno.

  • Perla 1: Visión.

Mi pasión siempre ha sido la de construir una compañía duradera en la que la gente se sienta motivada para crear grandes productos. Todo lo demás era secundario…la motivación eran los propios productos, no los beneficios. Es una diferencia sutil, pero acaba por afectar a todos los campos…

  • Perla 2: Misión.
La gente no sabe lo que quiere hasta que se lo enseñas. Nuestra tarea estriba en leer las páginas que todavía no se han escrito.
  • Perla 3: Valores.

Odio que la gente se etiquete a sí misma como “emprendedora”, cuando lo que en realidad está intentando hacer es crear una compañía para después venderla o salir a bolsa para poder recoger los beneficios y dedicarse a otra cosa. No están dispuestos a llevar a cabo el trabajo necesario para construir una autentica empresa.

  • Perla 4: Liderazgo.
Mi trabajo consiste en ser sincero…Somos brutalmente honestos los unos con los otros…tienes que ser capaz de ser sincero al cien por cien. Tal vez haya una alternativa mejor, como un club inglés de caballeros en el que todos llevemos corbata y hablemos una especie de lenguaje privado con aterciopeladas palabras en clave, pero yo no conozco esa alternativa, porque provengo de una familia californiana de clase media.
  • Perla 5: Innovación.
Siempre hay que seguir esforzándose por innovar…Eso es lo que he intentado hacer siempre, mantenerme en  movimiento. De lo contrario, como dice Dylan (Bob Dylan), si no estás ocupado naciendo, estás ocupado muriendo.
Felices sueños Mister Jobs. Y gracias.

ASPECTOS OLVIDADOS.

Hoy una entrada “comparada” por aquello de aprender de otras fuentes pero estrechamente relacionada con el tan cacareado trabajo en equipo y liderazgo empresarial.

El pasado domingo se disputó el Gran Premio de Malasia de Fórmula 1 en el circuito de Sepang (precioso en su totalidad, diseño e instalaciones). Como ya saben, y si no lo sabían ya lo saben desde ahora, el ganador fue Fernando Alonso. Lección de pilotaje, de genialidad y de casta. Así lo reconoce toda la prensa mundial, tifossis italianos con mas orgullo todavía, pues el Ferrari deja bastante que desear. Por si alguno no la ha visto, la puede ver en la pagina web de Antena3 televisión. Me voy a aprovechar de esta carrera y la voy a utilizar para extraer 3 aspectos o lecciones casi olvidadas hoy en día en el mundo empresarial. Podría extraer muchos mas, pero me quiero centrar en estos tres exclusivamente.

Lección primera: en entornos inciertos o cambiantes, existen oportunidades de mejora. Es cierto, la carrera de Sepang se disputó en condiciones climatológicas cambiantes, hasta el extremo de que se tuvieron que utilizar los 3 tipos de neumáticos, de lluvia extrema (se paró la carrera durante un periodo de tiempo, pues era tal la cantidad de agua en pista, que los coches hacían aquaplanning no porque los neumaticos no pudieran evacuar el agua, sino por el suelo plano de coche que ejercía efecto “flotador” en el agua), mixtos y los slicks. Ahí se demostró el efecto del piloto, las manos del mismo. Con seguridad absoluta, a igualdad de pilotaje, el mejor coche suele terminar primero. Pero con condiciones adversas la maquina pasa a un segundo plano y lo relevante es el piloto. Los hay que se arrugan y los hay que emergen. En el mundo empresarial ocurre lo mismo, ante entornos inciertos o cambiantes, hay quien se arruga o continua haciendo lo mismo de la misma manera. Otros, por contra, emergen y demuestran su verdadero valor. Caso de Nokia, otrora lider indiscutible de telefonía móvil a nivel mundial, y actualmente con un porcentaje casi, casi residual. Y en contra, Samsung o Apple. El entorno cambió, se paso del movil al Smartphone. Hubo quien lo vió y actuó en consecuencia. Otros no.

Lección segunda: las actividades de back office te pueden permitir tener una ventaja competitiva. El equipo Ferrari, en esa carrera, consiguió realizar unos cambios de neumáticos, unos pit stops que llaman, en tiempos mínimos. Durante el campeonato del 2011 ese fue uno de los puntos negros del equipo. En este pasado gran premio de Sepang 2012, en esas paradas para cambiar neumáticos, consiguieron 4.2 segundos de ventaja sobre Sauber (Sergio Pérez), 8.0 segundos sobre Mc Laren (Hamilton) y 3,9 segundos sobre Red Bull (Webber). Esos tiempos, en F1, son un  mundo. En el mundo empresarial estas actividades de back office son, en la mayoría de empresas, “secundarias”. Hay que cuidar esas actividades en la cadena de valor. Y hay que revisar los procesos, buscando la mayor eficiencia posible. No son un “coste”. Son actividades con aporte de valor. Cada empresa debe tener su propia cadena de valor definida y escrita. En Ferrari lo saben bien.

Lección tercera: hay que estar pendiente de los nuevos competidores. ¿Saben quien fue el segundo en la carrera?. Un tal Sergio Perez, mexicano, piloto de Sauber, 22 añitos, segunda temporada en la F1. Otro que hizo la carrera de su vida hasta el momento. Y apunto estuvo de terminar primero. Los grandes, los punteros, los lideres, los de siempre, atrás. Y lo que es peor, con un ritmo inferior. Desgraciadamente en el mundo de la empresa se tiende a menospreciar a los nuevos actores del mercado. Desde el púlpito no se huele el  asfalto. Y cuando te quieres dar cuenta, te han relegado a una posición segundona. Vienen con hambre, y no hay nada mejor que el hambre para agudizar el ingenio. Actualmente, no es el grande el que se come al pequeño, es el rápido el que se come al lento. Que se lo pregunten a Google, que no consigue hacer que despegue Google+ frente a Facebook.