Archivo de la etiqueta: impuestos

LA CAMA REVUELTA…

PhotobucketMes de marzo, mes fallero en Valencia, así que me lo he tomado como un breve receso. Retomamos las entradas en el blog ya con la pilas mas cargadas.

Hemos tenido un mes de marzo casi, casi monográfico y dedicado en exclusiva al Sr. Bárcenas, tesorero, ex tesorero o tesorero ” en diferido” del Partido Popular. Y digo casi monográfico ya que la Corona Española no le ha ido a la zaga. Lady Corinna (¡¡¡que  la fiche Telecinco por Dios!!!) que dice que hace servicios (sic) para el Estado Español y éste que lo niega, cuentas en Suiza de su Majestad, el yerno consorte Sr. Urdangarín declarando ante el juez y hoy la Infanta Elena (esposa del Sr. Urdangarín) imputada por el mismo juez (caso Noos). En fin… no tengo ninguna gana de ver estos temas. Prefiero otro mas importante, bajo mi opinión.

La OCDE, dice, en su último estudio sobre impuestos a los salarios, que España es el cuarto país donde mas han subido los impuestos a las nóminas, situándose ya como el duodécimo (12) país con mayor presión fiscal sobre las mismas de los catalogados como desarrollados. Además indica también que no sólo sube la presión fiscal al asalariado, sino también a las empresas pagadoras de nóminas, en lo que denomina “cuña fiscal” y que la mayoría denominamos gap salarial, que no es otra cosa entre lo que el trabajador recibe como salario y lo que le cuestas realmente al empresario. Dicha cuña fiscal se sitúa en el 41.1%, un 3.1% mas desde el 2009. El remate final es que la presión fiscal sobre las nóminas ha subido mas en los dos últimos años, que en toda la década anterior.

El Banco de España en el boletín económico del mes de marzo, en sus proyecciones financieras 2013-2014 indica, y copio literalmente:

“Este escenario central se ha construido bajo el supuesto de que la reforma laboral aprobada el pasado año siga ejerciendo un efecto moderador sobre los salarios, de intensidad similar a la observada hasta el momento. Un mejor aprovechamiento de las posibilidades que ofrece la nueva legislación laboral para adaptar los salarios al tono de extrema debilidad del mercado de trabajo podría tener, sin embargo, un importante efecto moderador adicional de la senda de destrucción de empleo que se ha descrito”.

Dicho de otra manera, que se aproveche la reforma laboral para realizar los ajustes vía precios (salarios) y no cantidades (despidos).

La CEOE, Confederación Española de Organizaciones Empresariales, la Patronal vamos, “considera fundamental que se mantenga el proceso de contención de costes laborales de 2012 en 2013”, con el objetivo de mejorara la competitividad (exportaciones se entiende) de la economía española.

Dice el FMI,  Fondo Monetario Internacional, en su último informe sobre España que , desde que comenzó la crisis en 2008, los ricos lo son mas y los pobres también lo son mas, y que la brecha entre ambos estratos ha aumentado en 3 puntos porcentuales. Sólo en Lituania ha aumentado mas el porcentaje de desigualdad. Nos alejamos de la media europea y entramos en el grupo de Estonia, Eslovenia, Croacia y la propia Lituania.

Y vuelve a decir el Banco de España que la brecha entre el 10% mas rico y el 10% mas pobre ha aumentado desde el 2006 al 9.5%, desandando todo lo ganado desde 1997. Y para finalizar el INE, Instituto Nacional de Estadística, que la nómina del 10% mejor pagado ha pasado de 3.256 euros a 4.445, es decir un crecimiento del 36% entre el 2010 y el 2011. Para ese mismo periodo, la nómina (por ponerle un calificativo) del 10% peor pagado ha pasado a ser de 460 euros.

Y si juntamos todos estos estudios, al Sr. Barcenas, a la Corona, a los Eres andaluces etc… No, mejor no lo mezclamos ¿verdad?. Cosas veredes, Sancho que non crederes.

Anuncios

MAL EMPEZAMOS…

 Consejo de Ministros, el primero, y mal iniciamos ya la andadura del ajuste. El ajuste es necesario, y mas si las cuenta públicas arrojan un déficit superior al previsto. Pero insisto, el ajuste se puede hacer por dos vías, reduciendo el gasto, sobre todo el gasto corriente (despilfarro que llamamos algunos) o incrementando los ingresos, que no necesariamente supone un incremento de impuestos. Vale, pues ni lo uno ni lo otro. Han decidido…tachan, tachan…si,si, efectivamente: SUBIR IMPUESTOS. Con dos cojones.

Se presentan los cuatro ministros, Portavoz, Hacienda, Trabajo y Economía, algo inédito. Cuatro para explicar lo inexplicable. Hacen la correspondiente introducción a la obra y luego, pam, el mazazo. Subida del IRPF a las rentas del trabajo y capital y subida del IBI. Pues para ese viaje no eran necesarias tantas alforjas. Eso si, dicen que la subida es temporal, sólo para los dos próximos ejercicios. Tanto criticar las medidas temporales del inepto anterior, y vais y hacéis lo mismo. Y tienen el morro de llamarle “recargo de solidaridad”. Y un cuerno. Os gastáis, todos, los que no tenéis a dos manos y ahora me imponéis “solidaridad”. Iros a tomar viento.

El ajuste es, a grandes números de 8.900 millones de euros (se preveía inicialmente un ajuste de 2.000 y luego, como globo sonda de 4.000), mas del doble de la peor previsión. Pues no es cierto. El ajuste es de 2.900 euros. Los otros 6.000 provienen del incremento de impuestos. El ajuste viene, a espera de la publicación del correspondiente BOE, de las partidas siguientes:

Ingresos:

  1. Incremento temporal del IRPF sobre las rentas del trabajo: 4.111 millones de euros.
  2. Incremento temporal del IRPF sobre las rentas del capital: 1.246 millones de euros.
  3. Incremento del IBI: 918 millones de euros.
  4. Supresión de la bonificación del gasóleo bonificado: 200 millones de euros.

Gastos:

  1. Congelación del sueldo de los funcionarios con carácter general.
  2. Congelación de la reposición de plazas públicas, excepto en docentes, hospitales y cuerpos y fuerzas de seguridad.
  3. Incremento de la jornada laboral de los funcionarios hasta las 37.5 horas semanales (actualmente en 35 h/semana).
  4. Reducción de un 20% de las subvenciones a partidos políticos, sindicatos y patronal.

Otras medidas:

  1. No renovación de la renta de alquiler para jóvenes.
  2. Prorroga de los 400 euros a parados que hayan agotado el subsidio legal que les corresponde.
  3. Supresión del canon digital, pero aprobación de la Ley Sinde.
  4. Incremento del 1% en las pensiones.

Los diversos foros en Internet están que echan humo. Unos a favor, otros en contra. A mi me da igual lo que se diga en los mismos. Este es mi reducto, y esta es mi opinión y lo que veo no me parece justo. Se ha ido a lo fácil. Esto lo sabia hacer yo ya en el primer curso de Económicas. Se trataba de otra cosa, se trataba de eliminar gasto analizando las partidas (todas), como por ejemplo no solo el 20% de subvenciones a partidos políticos, sindicatos y patronal. Se trataba de eliminar el 100% de las subvenciones, joder. ELIMINAR GASTO, no subir impuestos. Poca imaginación. Medidas cortoplacistas. Y si estas medidas son sólo el principio, no quiero ver las que vienen. Al final seguimos sin hacer los ajustes estructurales que necesitamos. Seguimos edificando sobre bases de arena. Se caerá el edificio. De momento, yo me bajo de este carro. No os di mi voto para esto. Os creía mas capaces.

PD.- Mientras escribo esto, en twitter, #ConsejodeMinistros, es uno de los “Trending Topic” en España.

MALA PARTITURA

Llevo algunos días leyendo, con cierta preocupación, cuales van a ser las primeras medidas a aplicar por el nuevo gobierno en España a partir, si todo transcurre con normalidad, del 21 de diciembre de 2011. Mi preocupación no es tanto por objetivo que se persigue con el que estoy básicamente de acuerdo, sino con el camino o con las medidas que se puedan implementar para alcanzar ese objetivo. Dicen los taxistas el camino mas corto entre dos lugares no es la línea recta, sino el camino con menos semáforos. Y tienen razón, pues ellos están midiendo la distancia, no en términos espaciales (metros), sino en tiempo. Evidentemente, para un peatón, la distancia mas corta se mide en metros, no en tiempo. Pero ambos tienen razón, solo hay que tener claro el enfoque. Y este parece ser el problema que se está planteando, antes incluso de que sepamos cual va a ser el equipo económico del próximo gobierno.

Es evidente que es necesario un ajuste fiscal, que no podemos seguir con unos niveles de déficit público por encima del 10% y con una deuda pública que ya supera el 80% del PIB. Pero claro, todo ajuste fiscal se puede hacer desde el lado de los gastos o desde el lado de los ingresos. Y no es lo mismo actuar en un lado o  en el otro. También cabe, claro, actuar sobre ambos.  El ajuste por el lado del gasto es claro, reduciendo el mismo. Y su reducción se puede hacer de dos maneras: eliminado gasto corriente y eliminando gasto en inversión. De nuevo el efecto no es neutro. Si se elimina gasto en inversión, estamos destrozando la competitividad del país (ni infraestructuras, ni I+D+i, ni educación etc) para futuras generaciones. Por el lado de los ingresos el ajuste, para reducir el déficit, es único: aumento de ingresos. He dicho aumento de INGRESOS, no de impuestos. No es lo mismo. No siempre un aumento de impuestos lleva necesariamente aparejado un aumento de ingresos. Ya he comentado en cierta ocasión el principio de la curva de Laffer, que, repito consiste básicamente es decir que si el tipo impositivo es cero, los ingresos del Estado son cero (obvio), pero que si el tipo impositivo es del 100%, los ingresos también son cero, puesto que nadie está dispuesto a trabajar si no obtiene una renta para si mismo. Por lo tanto, en algún punto debe existir un punto de inflexión o cambio de tendencia en la curva de ingresos. Pongo un gráfico y se ve mejor.

Bueno, pues parece ser que donde creíamos, yo el primero, que el ajuste fiscal que se nos viene encima iba a ser por el lado del gasto y sobre todo del gasto corriente y despilfarro, pues resulta que ya tenemos las primeras dudas sobre si lo hacemos sobre el lado de los ingresos, aumentando el impuesto del IVA. Pues como dicen los castizos, para ese viaje no eran necesarias tantas alforjas. El IVA ya se subió del 16% al 18 (en su tipo general) en julio de 2010. Ahora se está estudiando subirlo nuevamente del 18% al 20% el tipo general y del 8% al 10% el tipo reducido. Conste que a mi no me parece mal, pero creo que no es el momento y que si se hace, debe venir junto con otras medidas de reducción de impuestos en otras partes e incluso de ajuste en las bases del propio IVA. Y claro, el sindicato de técnicos del ministerio de hacienda, Gestha, ha puesto el grito en el cielo y sobre todo plantea unas alternativas bastante lógicas y que habría que aplicar previamente. Sus alternativas consisten básicamente en aplicar un plan de lucha contra el fraude de las grandes empresas y lucha contra la economía sumergida, que según sus propios datos alcanza el 23% (Funcas lo cifra en torno al 20%) frente a un 13% de media en Europa. Solo reduciendo en un 10% el nivel actual de economía sumergida, se recaudaría 38.000 millones de euros. Limpiamos el déficit, sin apretarnos mas el cinturón. Y luego plantean la realidad del impuesto de sociedades, cuyo tipo efectivo real dista mucho de parecerse al nominal, debido a la ingente cantidad de deducciones existentes. Y razón no les falta. En el ejercicio 2010 la recaudación impositiva global, según la propia Agencia Tributaria, fue de 159.536 millones de euros, de los cuales tan solo 16.198 mill./€, es decir el 10%, provienen del IS. Es cierto que mas de medio millón de empresas han cerrado en los últimos 3 ejercicios, pero también hay casi cinco millones de desempleados y la recaudación por IRPF sigue siendo la partida de mayor peso recaudatorio. Se puede ver en la gráfica siguiente:

Así que visto lo visto, Sr. Rajoy, yo le recomendaría que antes de hacer nada, piense realmente si existen otras soluciones creativas e imaginativas. Por los primeros pasos dados, me da la impresión de que seguimos anclados en las mismas preguntas y en las mismas respuestas. Y no es eso. Y si es eso, es que entonces no habéis entendido nada de nada.