Archivo de la etiqueta: euro

¿MEDIO LLENO O MEDIO VACIO?

Contento como unas castañuelas, no cabiendo en si de gozo, el Sr. Ministro de Hacienda y Administraciones Publicas, D. Cristóbal Montoro, ha presentado recientemente los Presupuestos Generales del Estado para 2014. Son los séptimos que presenta como Ministro de Hacienda, en dos etapas diferentes, pero ambas con un mismo común denominador: existencia del Euro y por lo tanto no es posible realizar ajustes con políticas de tipo de cambio. Lo he repetido hasta la saciedad, y lo haré una vez mas: sin políticas de tipo de cambio posibles (moneda única) y sin políticas monetarias autónomas (control del BCE) las únicas políticas posibles de ajuste por el lado de la demanda son las POLITICAS FISCALES contractivas o expansivas según se quiera realizar el ajuste a la baja o al alza. Es decir, en palabras del Sr. Ministro, ha habido que realizar una “devaluación interna” con el objetivo de ganar competitividad, tratando de dejar atrás la etapa recesiva. La medicina aplicada ha sido dura, salvaje, destruyendo una gran parte del tejido productivo, y por extensión destruyendo empleo. Los parámetros macro de la economía le dan parte de razón, pues salvo la tasa de desempleo (en torno al 27%) el resto de magnitudes básicas están corregidas – saldo exterior positivo, inflación por debajo del 1%, prima de riesgo en el entorno de 250 puntos básicos – o en fase de corrección – déficit público del orden del 6% (viene del 10%), crecimiento del PIB trimestral positivo (un 0.2%) y porcentaje de deuda pública sobre el PIB que si bien es del 100%, no continua creciendo. Regozo en la complacencia.

Vale Sr. Ministro, ya hemos salido de la recesión. Pero ¿hemos salido de la crisis?. Ah… Eso es otra cosa. ¿Cuál ha sido el modelo histórico? Devaluar moneda, y hacer que el sector exterior sea el motor económico inicial y luego, a medida de las rentas internas mejoran, se sustituye el motor exterior por el consumo interno. Bien, eso era así cuando se podía devaluar. Fue el modelo de los años 60 (Plan de Estabilización) y el de los 80 (Pactos de la Moncloa y primeros años de gobierno del PSOE) y el de la salida de las crisis del 92 (tres devaluaciones del tipo de cambio peseta/Ecu). Ahora no es posible, y esa devaluación se ha realizado via recorte de la renta disponible. Primero al sector privado, con ajustes de cantidad (desempleo) y subida de impuestos (o de carga impositiva, que me da lo mismo a estos efectos). Luego al sector público, ya vamos por el cuarto año de congelación salarial con algún que otro año de bajada real. Y por último a las clases pasivas, pensionistas fundamentalmente. El subestimar esta política de rentas es la que va a hacer que permanezcamos mucho tiempo en las profundidades, salvo que se acometan esas reformas estructurales tan necesarias: profunda reforma de la Administración del Estado (Central, Autonómico y Local), reforma del TODO el sistema fiscal (Seguridad Social incluida) y reforma del Sistema Público de Pensiones.

Confiarlo toda la salida a las exportaciones es un tanto “naif” ya que el 80% del PIB es consumo interno, lo cual quiere decir que una bajada de salarios y recortes públicos que haga que el consumo interno caiga un 1%, el PIB se contrae un 0.8%. Lo que tienen que crecer las exportaciones (netas of course) para compensar esta caída es del orden del 25%. Una política de rentas a la baja que incentiva las exportaciones solo se lleva por delante el Estado del Bienestar (que yo no digo que no tenga que ser reformado, que todo gratis NO ES POSIBLE). Esa política de rentas a la baja permiten competir vía exportaciones al mejorar la competitividad exterior. Sin embargo si dichas ganancias de competitividad se fundamentan EXCLUSIVAMENTE en salarios bajos, estamos compitiendo con paises emergentes, y que yo sepa, NINGUNO de ellos tiene ESTADO DE BIENESTAR que sostener. La competitividad exterior hay que realizarla frente a otros paises (Alemania, EEUU, Francia, Austria, Suecia, Noruega, Finlandia, Gran Bretaña, Japón…) y eso sólo se consigue con ganancias sostenidas en PRODUCTIVIDAD.

PD 1.- Mi mas sentido pésame a la familia De Villota. Descanse en paz María.

PD 2.- Releído y finalizado nuevamente “Los Asesinos del Emperador” de Santiago Posteguillo, vamos a por la segunda parte, recientemente publicada: Circo Máximo.

Anuncios

PP

Hoy, por fin, última entrada dedicada a los programas electorales en materia económica. Cierro con el Partido Popular, que según todas las encuestas, y a falta justo de 7 días para el ejercicio del voto, parte con una clara ventaja y todo apunta a que será el partido que gobierne y por lo tanto, su programa será el que se deba aplicar. Y repito, según las encuestas. Pero como este es un país muy dado a los toros y el refranero español muy rico en sapiencia, pues diremos aquello de que “hasta el rabo todo es toro”. Esperaremos a ver…

El pdf del programa contiene 214 páginas (ahí es nada), y está dividido en 7 grandes bloques:

  1. Sociedad y Gobierno.
  2. Estabilidad y reformas para el empleo.
  3. Educación.
  4. Bienestar.
  5. Administración.
  6. Democracia.
  7. Política Europea y exterior.
Me voy a centrar, exclusivamente en el bloque 2, que habla de la estabilidad y reformas para el empleo. Y antes de nada, decir que parece ser que todo el programa, no solo el económico, gira en torno a la creación de empleo. Es el vórtice sobre el que gira todo lo demás. 
El bloque 2 se divide en 9 apartados cada uno de ellos con diferentes medidas a aplicar:
  • Euro (11 medidas).
  • Cuentas Públicas (9 medidas).
  • Crédito (9 medidas).
  • Empleo (12 medidas).
  • Emprendedores (12 medidas).
  • Reforma fiscal (10 medidas).
  • Energía (9 medidas).
  • Innovación (8 medidas).
  • Nuevas tecnologías (10 medidas).

Del primer apartado (Euro) es de destacar el que vayan a establecer un “plan completo y coherente” de reformas estructurales, cosa que por otra parte es de lógica, pues nos obliga Europa. Nos va en eso que los mercados denominan “confianza” y que se manifiesta en la denominada “prima o diferencial de tipo de interés respecto al bono alemán”. Nos guste o no, la verdad es que la situación de España, en estos momentos, provoca riesgo “sistémico” a la estabilidad económica europea, y no digo ya al conjunto del países “euro”. Destaca también el compromiso, dentro del  primer año de legislatura, de revisar el gasto de las administraciones, así como el establecer y potenciar la unidad de mercado, sustituir las licencias y controles previos por controles “a posteriori” en las nuevas actividades económicas y reformar la Comisión Nacional de la Competencia. Eso si, no dicen mas, ni cuantifican, ni describen mas detalles. Son promesas interesantes, pero vagas, necesarias pero etéreas, sin letra pequeña y por tanto difíciles de juzgar en un sentido u otro.
Del segundo apartado (Cuentas públicas) podemos resumir las 9 medidas en una sola: Restablecimiento de la Ley de Estabilidad Presupuestaria. Dicha ley, nos permitió en 1996 sentar las bases del crecimiento posterior que se produjo. En el 2004-2005 se derogó. Y así nos ha ido.
Del tercer apartado (Crédito) destaca el deseo de culminar el proceso de restructuración del sistema financiero,  la potenciación de los mecanismos de financiación alternativos, la reforma de la CNMV y la extensión de la supervisión por parte del Banco de España a todas las entidades financieras, sean crediticias o no. Y quiero destacar una medida que afecta al ciudadano “de a pie” y es la voluntad de reformar la Ley Concursal, con el objetivo de introducir en la misma la insolvencia de las personas físicas.
De las 12 medidas del apartado cuarto (empleo), se pueden resumir en una sola: Reforma Integral del Mercado de Trabajo, basándose en la reforma de la contratación, de la negociación colectiva, del sistema de relaciones laborales, de la formación y de la intermediación. Entre otras medidas, simplificación de las modalidades de contratos (pero no dice mas ni cuantifica que tipos quedan), creación de un “fondo de capitalización personalizado” a modo del modelo austriaco, establecimiento de un “bono formativo” individual y, sobre todo de la colaboración publico-privada en los servicios de empleo, medida muy demandada por las empresas de recolocación y de empleo temporal.
Del apartado de emprendedores (apartado 5) destacar el objetivo de crear una Ley de pymes y autónomos, el apoyo fiscal a los autónomos es decir los consabidos 3.000 euros al contratar al primer trabajador, la aplicación del criterio de caja al Iva y la reducción de los tipos impositivos en el impuesto de sociedades al 20% para determinados tamaños y la extensión del 25% como tipo general.
En el apartado sexto, de “reforma fiscal”, parte de esa reforma ya está recogida en puntos anteriores (criterio de caja en el iva, reducción de tipos en el Impuesto de sociedades etc…) por lo que destacaré, al respecto del IRPF la voluntad de potenciar el ahorro, creando una nueva deducción por el incremento del ahorro anual.
Y para finalizar, de los apartado séptimo (energía), octavo (innovación) y noveno (nuevas tecnologías) destacaremos lo relativo a la vaguedad y sutileza con la que se manifiesta el programa al respecto de la energía nuclear expresándose de la manera siguiente:

Gestionaremos los permisos de los emplazamientos nucleares conforme al cumplimiento de los estrictos criterios de seguridad impuestos por el Consejo de Seguridad Nuclear y las autoridades europeas, de forma que la prolongación de su operación redunde en un menor coste de la energía para los consumidores.

Conste que yo defiendo la energía nuclear, pero esta ambigüedad en los textos me produce desazón. En la parte de innovación destacar la voluntad de que los incentivos sean fiscales y sometidos a criterios de mercado. Y por último, en el apartado dedicado a nuevas tecnologías, como gran punto, por fin, la eliminación del canon digital y la potencial privatización de la televisiones autonómicas.

Larga entrada esta, pero el programa es denso en texto y escaso en su cuantificación. Así que no tengo muchas ganas de prolongar la “agonía” en una segunda parte. Si alguno no tiene mejor lectura en su mesilla de noche, le puedo recomendar la trilogía de Publio Cornelio Escipión, el africano, de Santiago Posteguillo. Para los que amamos la historia con pasión, es sencillamente impresionante.

CiU

Hacía tiempo que no leía un programa con tanto detalle, no tanto por la cantidad de texto escrito (el pdf tiene la friolera de ¡¡¡138 páginas!!!) como por el detalle de algunas propuestas, adelanto ya bastante interesantes. No obstante y antes de entrar en materia, un aviso al lector: el programa está escrito en catalán, lo cual es coherente pues es Convergencia i Unió, partido catalán. Ni bueno ni malo. Es lo que hay.

El programa se estructura en 2 partes, la primera (apartados 1 a 6) es el programa propiamente dicho,  y la segunda, que no se muy bien lo que es, denominada literalmente “Una nueva etapa de la política catalana en Madrid” que no voy a tratar por razones obvias. Dentro de los apartados  de la primera parte me voy a centrar en el punto 2, “Reactivar la Economía Productiva y Crear Empleo”.  Trataré someramente alguna de las propuestas de los puntos 3 a 6, incidiendo en el punto 4, denominado “Exitos de Futuro” y que no son mas que políticas estructurales a aplicar en el medio y largo plazo.

2.1.- Reactivar la economía

Punto 2.1.1 Fiscalidad

  • Impuesto sobre la renta:
    • Mejora de la equidad del impuesto.
    • Acercar la tributación de las rentas del trabajo y capital.
    • Revisión del sistema de módulos para su adecuación a la situación actual.
    • Reforma del IRPF priorizando la mejora fiscal a las familias, subiendo los mínimos exentos.
    • Deducción de los gastos de guardería.
    • Deducción de los pagos de prestaciones por dependencia (residencias etc) y deducción de las primas de seguros médicos privados.
    • Recuperación temporal de la deducción por adquisición de vivienda.
    • Refuerzo de las deducciones por alquiler.
    • Etc…
  • Impuesto de Sociedades: simplificación, reducción de la carga fiscal de pequeñas y medianas empresas, potenciar la reinversión, la capitalización y la creación de ocupación.
    • Reducción de tipos impositivos
      • Nuevo tipo del 15% para empresas de hasta 5 trabajadores y 2 millones de euros de facturación.
      • Pasar del 25% al 20% para empresas de hasta 50 trabajadores y 12 millones de euros de facturación.
      • Tipo del 15% para las cooperativas.
      • Tipo del 20% para Mutualidades de Previsión Social.
      • Reducción del tipo general del 30% al 25%.
    • Elevación de las deducciones por reinversión del 12% actual al 18%.
    • Reforzar las deducciones de gastos en I+D+i.
    • Bonificación para los inversores Business Angels.
    • Incentivos para el acceso de las Pymes al MAB o Mercado Alternativo Bursátil.

Hago un alto aquí, para indicar que todas estas propuestas ( y mas que figuran en su programa) del impuesto de sociedades tienen como pilares básicos el fortalecimiento económico de la empresa y su crecimiento, poniendo el énfasis en las microempresas y pymes. Es obvio, pues el tejido empresarial catalán está formado en su práctica totalidad por pymes y micropymes. Y además es bueno hacerlo extensible al resto del país, pues el 98% del tejido productivo del mismo es pyme o micropyme.

  • Impuesto sobre el Valor Añadido, IVA:
    • Pasar a pagar el IVA con criterio de caja y no de devengo.
    • Reducción del Iva del turismo al 4%.
    • Reducción del Iva aplicable al gas y electricidad del 18% al 8%.
    • Incluir un Iva del 1% para productos “culturales”.

Punto 2.1.2 Política Financiera

  • Compromiso con el Euro.
  • Reestructuración del ICO y de la diversidad de organismo de financiación del Estado.
  • Apertura urgente a los nuevas vías alternativas de financiación, fundamentalmente inversores de proximidad o Business Angels.
  • Supresión del tope del 58% de los fondos patrimoniales que las empresas de capital riesgo pueden invertir.
  • Estimulo fiscal al MAB.
  • Potenciación de las Sociedades de Garantía Reciprocas SGR.
2.2 Mantenimiento de la ocupación y creación de nuevos puestos de trabajo.
Punto 2.2.1 Plan de choque para el empleo.
    • Subvención directa de 5.000 euros por la contratación de un nuevo trabajador en empresas de menos de 250 trabajadores.
    • Bonificación del 100% en las cotizaciones por la contratación del primer trabajador por parte de los autónomos.
    • Bonificación del 100% de las cotizaciones sociales de los nuevos autónomos durante los dos primeros años.
    • Ampliación del capitalización del 100% de la prestación por desempleo para iniciar una actividad empresarial.
    • Mejora del régimen de protección de los contratos estables a tiempo parcial.
    • Simplificación administrativa. Se debe poder crear una empresa en 24 horas.
    • Extensión de las bonificaciones para mantener al ocupación en mayores de 55 años.
    • Recuperación del “contrato de lanzamiento de nueva actividad”.
    • Conversión de contrato de Fomento de la contratación en el Contrato Indefinido ordinario, lo que de facto supone establecer el despido improcedente en 33 días.
    • Potenciación del contrato en formación y en prácticas.
    • Reorientación de las prestaciones por desempleo. Compromiso de actividad.
    • Implantación de un sistema bonus/malus para premiar a las empresas con estabilidad laboral.
    • Facilitar la vinculación sueldo-productividad.
    • Incrementar la flexibilidad funcional.
    • Recuperación de los convenios de ámbito autonómico.
    • Facilitar el “descuelgue” del convenio en las empresas que así lo necesiten.

Dejo aquí la entrada, no sin antes indicar que  el programa es completo, sin grandes medidas “radicales”  o extremistas, donde impera el sentido común. Podrá gustar la formación o no, podrá criticarse su “derivada nacionalista” o su poca representatividad a nivel nacional, pero dentro del marco estrictamente económico hay que reconocer que las medidas son las adecuadas en el fondo y forma. En materia económica podíamos catalogar las medidas como “socialdemócratas”. El denominado “seny” que dicen en aquellos lares.