Archivo de la etiqueta: consumo

9-9-9 HERMAN CAIN

Hago un alto en el camino en el análisis de las propuestas económicas de los distintos partidos políticos en España, para analizar una propuesta fiscal que está levantando mucho ruido en Estados Unidos de América. pues resulta que en EEUU hay elecciones presidenciales el próximo 6 de noviembre de 2012. ¡¡¡Largo tiempo que se diría en este país llamado España!!!. Efectivamente, lo es, pues queda mas de un año, pero resulta que tienen el buen criterio de hacer primarias para elegir el mejor candidato, y es en este proceso de primarias donde los candidatos muestran su propuestas para llegar a la Casa Blanca. Como ya sabemos quien va a ser el candidato demócrata (Barack Obama, of course), todo el interés se centra en las primarias del Partido Republicano. Por cierto, que una de las potenciales candidatas era Sara Pallin, y ha renunciado a serlo, lo cual para algunos nos ha producido una mezcla de asombro y tristeza a la par. Bueno, al tema, que te enrollas.

La propuesta procede de Herman Cain, candidato del ala dura del Partido Republicano,  dentro del movimiento denominado Tea Party. Es una propuesta fiscal, de ahí que haya levantado tanta polvareda (pues no hay nada que levante mas pasiones que el bolsillo). Su propuesta es la conocida como “nineninenine”, es decir, 9-9-9, que consiste, básicamente, en aplicar un impuesto de la renta del 9%, un impuesto de sociedades del 9% y un impuesto del consumo (el IVA) del 9%. Algunos dirán, pues vaya propuesta. Claro que no saben lo que esto supone realmente.

Esta propuesta implica aplicar un 9% de tipo impositivo en el IRPF americano, tipo UNICO y LINEAL, sin progresividad ni nada que se le parezca. TODOS pagan lo mismo, es decir un 9% de su renta. Esa es su contribución a las arcas pública. El 9% de su renta. Punto. Simple.

Esta propuesta implica aplicar un 9% de tipo impositivo en el Impuesto de Sociedades, es decir las empresas van a pagar un 9% de sus beneficios. Tipo UNICO y LINEAL y muy, muy por debajo del actual tipo impositivo vigente en EEUU aplicable a los beneficios empresariales (actualmente entre el 15% y el 35%). Simple.

Esta propuesta implica aplicar un 9% de tipo impositivo del IVA. Aquí viene lo mejor de todo, si es que lo anterior no parecía ya bueno. No se trata de aplicar un 9% al IVA, puesto que este impuesto NO EXISTE EN EEUU. No hay IVA en USA. Por lo tanto se trata de crear este impuesto del 9%.

¿Que pretende con sus propuesta? Gravar el consumo y no la renta, pilar liberal. Tiene su lógica, pues reduce el impuesto que grava las rentas generadas por el trabajo y beneficios y grava el consumo vía Iva, impuesto, repito, inexistente a día de hoy en EEUU al menos como impuesto federal, que es de lo que se trata (si existe en algunos estados de la unión, pues recordemos que EEUU es un Estado Federal). Pero además simplifica el sistema impositivo mucho. Art Laffer, que lógicamente ha salido en defensa de la propuesta, indica que ésta traerá inclusive mas recaudación, pues se reduce el tipo impositivo, pero aumenta la base de aplicación del mismo. Y es ahí donde los detractores de la propuesta han pillado yugular. Es cierto, la propuesta 9-9-9 implica eliminar deducciones y exenciones, lo cual hace que en determinados umbrales de rentas muy bajos (rozando o incluso por debajo del nivel de pobreza) la carga impositiva, en valor absoluto, aumente, lo que hace que su renta disponible caiga. Este tema ya está siendo revisado por su equipo económico con el objetivo de corregir este negativo efecto.

La propuesta es, como poco, atrevida y polémica y ciertamente ha insuflado aire fresco al debate en las primarias republicanas, lo que ha dado lugar a que Herman Cain esté subiendo como la espuma entre los representantes y votantes del partido republicano, en tanto que los tres candidatos hasta la fecha con mas ventaja, Mitt Romney, Rick PerryMichelle Bachmann, están un tanto “descolocados”.

PD.- copio el link a la biografía de Herman Cain por si alguno gusta de leerla. Será como será, se podrá estar de acuerdo o no con las ideas del personaje, pero lo cierto es que encarna perfectamente el “American Dream” y el “Self Made Man”. Eso solo ocurre allí. Con sus virtudes y sus defectos.

Anuncios

RE-IMPUESTO DE PATRIMONIO.

Dice la Constitución Española de 1978, vigente actualmente, en su artículo 31.1 lo siguiente:

Artículo 31.

1. Todos contribuirán al sostenimiento de los gastos públicos de acuerdo con su capacidad económica mediante un sistema tributario justo inspirado en los principios de igualdad y progresividad que, en ningún caso, tendrá alcance confiscatorio.

También dice la Ley General Tributaria, en su articulo 3.1 lo siguiente:

Artículo 3. Principios de la ordenación y aplicación del sistema tributario.

1. La ordenación del sistema tributario se basa en la capacidad económica de las personas obligadas a satisfacer los tributos y en los principios de justicia, generalidad, igualdad, progresividad, equitativa distribución de la carga tributaria y no confiscatoriedad.

El pasado viernes día 16 de septiembre de 2011, el Consejo de Ministros ha reimplantado el Impuesto de Patrimonio, impuesto que se eliminó (justamente por cierto) hace tres años.

Sobre dos aspectos quiero incidir en este primer post. Uno de fondo y otro de forma. Al respecto del aspecto de fondo, defender que es un impuesto injusto y confiscatorio, justo lo que tanto la Constitución Española como la Ley General Tributaria dicen que no tiene que ser un impuesto. Injusto porque no grava la renta ni el incremento de la misma, simplemente grava el hecho de tener, de ahorrar. Y es confiscatorio porque el patrimonio generado por un individuo proviene fundamentalmente de dos vías: renta que se genera por propio esfuerzo (trabajo o capital) o renta que se reciben de terceros (mortis causa o donación). En cualquiera de los dos casos, esas rentas ya han sido gravadas con otro impuestos (IRPF y Sucesiones y Donaciones fundamentalmente). Por lo tanto, es confiscatorio porque grava dos veces lo mismo.

Al respecto del aspecto de forma, hay un principio que no está escrito pero que debe considerarse, al menos en los países con un sistema fiscal moderno, y es el principio de seguridad jurídica. No es de recibo eliminar un impuesto para luego volverlo a reimplantar, y además que esta reimplantación sea DE CARACTER TEMPORAL, es decir, solamente estará vigente para los próximos 3 años. Cualquier individuo tiene el derecho a conocer cual es el marco fiscal ESTABLE sobre el que tomar decisiones de inversión y ahorro y por lo tanto de gasto y consumo.