Archivo de la categoría: Macroeconomía

¿MEDIO LLENO O MEDIO VACIO?

Contento como unas castañuelas, no cabiendo en si de gozo, el Sr. Ministro de Hacienda y Administraciones Publicas, D. Cristóbal Montoro, ha presentado recientemente los Presupuestos Generales del Estado para 2014. Son los séptimos que presenta como Ministro de Hacienda, en dos etapas diferentes, pero ambas con un mismo común denominador: existencia del Euro y por lo tanto no es posible realizar ajustes con políticas de tipo de cambio. Lo he repetido hasta la saciedad, y lo haré una vez mas: sin políticas de tipo de cambio posibles (moneda única) y sin políticas monetarias autónomas (control del BCE) las únicas políticas posibles de ajuste por el lado de la demanda son las POLITICAS FISCALES contractivas o expansivas según se quiera realizar el ajuste a la baja o al alza. Es decir, en palabras del Sr. Ministro, ha habido que realizar una “devaluación interna” con el objetivo de ganar competitividad, tratando de dejar atrás la etapa recesiva. La medicina aplicada ha sido dura, salvaje, destruyendo una gran parte del tejido productivo, y por extensión destruyendo empleo. Los parámetros macro de la economía le dan parte de razón, pues salvo la tasa de desempleo (en torno al 27%) el resto de magnitudes básicas están corregidas – saldo exterior positivo, inflación por debajo del 1%, prima de riesgo en el entorno de 250 puntos básicos – o en fase de corrección – déficit público del orden del 6% (viene del 10%), crecimiento del PIB trimestral positivo (un 0.2%) y porcentaje de deuda pública sobre el PIB que si bien es del 100%, no continua creciendo. Regozo en la complacencia.

Vale Sr. Ministro, ya hemos salido de la recesión. Pero ¿hemos salido de la crisis?. Ah… Eso es otra cosa. ¿Cuál ha sido el modelo histórico? Devaluar moneda, y hacer que el sector exterior sea el motor económico inicial y luego, a medida de las rentas internas mejoran, se sustituye el motor exterior por el consumo interno. Bien, eso era así cuando se podía devaluar. Fue el modelo de los años 60 (Plan de Estabilización) y el de los 80 (Pactos de la Moncloa y primeros años de gobierno del PSOE) y el de la salida de las crisis del 92 (tres devaluaciones del tipo de cambio peseta/Ecu). Ahora no es posible, y esa devaluación se ha realizado via recorte de la renta disponible. Primero al sector privado, con ajustes de cantidad (desempleo) y subida de impuestos (o de carga impositiva, que me da lo mismo a estos efectos). Luego al sector público, ya vamos por el cuarto año de congelación salarial con algún que otro año de bajada real. Y por último a las clases pasivas, pensionistas fundamentalmente. El subestimar esta política de rentas es la que va a hacer que permanezcamos mucho tiempo en las profundidades, salvo que se acometan esas reformas estructurales tan necesarias: profunda reforma de la Administración del Estado (Central, Autonómico y Local), reforma del TODO el sistema fiscal (Seguridad Social incluida) y reforma del Sistema Público de Pensiones.

Confiarlo toda la salida a las exportaciones es un tanto “naif” ya que el 80% del PIB es consumo interno, lo cual quiere decir que una bajada de salarios y recortes públicos que haga que el consumo interno caiga un 1%, el PIB se contrae un 0.8%. Lo que tienen que crecer las exportaciones (netas of course) para compensar esta caída es del orden del 25%. Una política de rentas a la baja que incentiva las exportaciones solo se lleva por delante el Estado del Bienestar (que yo no digo que no tenga que ser reformado, que todo gratis NO ES POSIBLE). Esa política de rentas a la baja permiten competir vía exportaciones al mejorar la competitividad exterior. Sin embargo si dichas ganancias de competitividad se fundamentan EXCLUSIVAMENTE en salarios bajos, estamos compitiendo con paises emergentes, y que yo sepa, NINGUNO de ellos tiene ESTADO DE BIENESTAR que sostener. La competitividad exterior hay que realizarla frente a otros paises (Alemania, EEUU, Francia, Austria, Suecia, Noruega, Finlandia, Gran Bretaña, Japón…) y eso sólo se consigue con ganancias sostenidas en PRODUCTIVIDAD.

PD 1.- Mi mas sentido pésame a la familia De Villota. Descanse en paz María.

PD 2.- Releído y finalizado nuevamente “Los Asesinos del Emperador” de Santiago Posteguillo, vamos a por la segunda parte, recientemente publicada: Circo Máximo.

Anuncios

CORREA DE TRANSMISION

Hoy el Banco Central de Australia, RBA, ha procedido a bajar los tipos de interés al 2.75%, dejándolos en su mínimo histórico. El pasado día 02 de mayo de 2013 el Banco Central Europeo, de la mano de D. Mario Draghi, procedió a bajar los tipos de interés al 0.5%, mínimo histórico desde que existe el BCE. En EEUU los tipos de interés de la Reserva Federal permanecen en el 0.25% desde el 16 de diciembre de 2008. En Japón, el Banco Central mantiene los tipos al nivel del 0.1% desde el 05 de octubre de 2010. Mañana miércoles 08 de mayo de 2013 tiene lugar la reunión del Banco Central de Noruega (tipo actual al 1.5%) y el jueves 09 de mayo de 2013, la del Banco Central de Gran Bretaña (tipo actual al 0.5%). Si se quiere se puede ver una tabla completa en la siguiente dirección.

Y todas estas bajadas ¿para qué?. En teoría para estimular el crecimiento económico, crecimiento que cuando no es negativo es cuasi famélico. Se puede ver en la dirección siguiente. Se quejaba en Sr. Draghi en su comparecencia del pasado jueves que el crédito no esté llegando a la economía real, a las pymes en concreto, haciendo un llamamiento en este sentido al mercado, incidiendo en que la política monetaria expansiva y de liquidez durará “el tiempo que sea necesario”. Habría que recordarle al Sr. Draghi que los Bancos Centrales pueden actuar sobre el tipo de referencia al que ellos prestan al sistema bancario, pero que no necesariamente estas actuaciones se trasladan al mercado, a la economía real. Pero no se trata de eso, que estoy convencido que ya lo conoce.

En teoría la principal misión de los Bancos Centrales es el control de los precios, y si, según Milton Friedman (Nobel de Economía en 1976), una política monetaria expansiva, a largo plazo, sólo trae inflación, no termino de entender esta  política de estímulos monetarios y liquidez. Pero claro, como todo, debemos ampliar el angular para ver un poco mas el paisaje.

 Y el paisaje, a mi modo de ver, es que las medidas keynesianas de estimulo de la demanda vía gasto público no consiguen sacarnos del fondo. Permiten que no sigamos cayendo, pero no nos permiten remontar. Y además han llegado a un tope. Ya no es posible seguir gastando sin incurrir en déficits públicos galopantes, déficits que, o se monetizan generando inflación, o se tienen que cubrir con futuras subidas de impuestos y futuros recortes del gasto o ambas a la vez. Si la inflación está mas o menos controlada y cabe recordar que unos niveles de crecimiento moderados de los precios es hasta bueno (tan malo es la hiperinflación como la deflación), entiendo que “políticamente” los dirigentes de los diferentes Bancos Centrales dirijan su mirada a tratar de potenciar el crecimiento económico en el corto plazo. No lo comparto pero es entendible. Y además es hasta lógico, pues el crecimiento económico no va a venir por el consumo interno de cada país sino por el externo, por las exportaciones y ahí es donde juega su papel principal los actuales tipos de interés mínimos, pues debilitan la moneda y una moneda débil es la que estimula las exportaciones y encarece las importaciones. Así que las principales economías están tratando de salir de esta crisis con el estimulo exportador, el cual habrá que mantener en el largo plazo con ganancias sistemáticas de productividad, pues tarde o temprano habrá que retirar los estímulos monetarios o generaremos inflación y gorda. De eso saben un rato los alemanes, bueno, los que todavía se acuerdan de la República de Weimar.

CONFISCACION FISCAL

El pasado jueves 28/02/2013, después del acuerdo “in extremis” del pasado 31/12/2012 entre Republicanos y Demócratas para evitar el denominado “Fiscal Cliff”, se acabó el plazo de margen de negociación y desde el día de ayer entran en vigor una serie de recortes del gasto fiscal americano. Es el denominado “secuestro fiscal o confiscación fiscal” según traducciones del término “sequester” inglés. Dado que cualquier resfriado en la economía americana, por aquello de la globalización, provoca auténticas gripes en el resto del mundo, vamos a tratar de analizar que es este “sequester”, el porqué del mismo y sus consecuencias.

EEUU tiene actualmente un ratio de deuda sobre PIB superior al 100% (casi al nivel de Grecia, para que se hagan una idea) y un déficit público superior al 7,5% para el ejercicio 2012 (pendiente de confirmar datos). Dicho déficit es un problema, fundamentalmente proveniente de la parte del gasto, el cual es el mayor desde 1951, y que ha aumentado un 24% en la etapa de la administración Obama (un 22% en la etapa de Reagan, un 19% en la etapa de Bush padre, un 17% en la etapa Clinton y un 19% en la etapa Bush hijo).

El 61% del presupuesto federal americano se lo llevan tres partidas:

  1. Sanidad, un 21% (769.000 mill. de dolares)
  2. Defensa, un 20% (718.000 mill. de dolares)
  3. S. Social, un 20% (718.000 mill. de dolares)

Visto graficamente:

El denominado “secuestro fiscal” no es mas que un ajuste automático, brutal, del gasto público, que debe completarse y complementarse a finales de abril y principios de mayo de 2013 con la fijación del límite o techo de deuda del ejercicio. De entrada, el ajuste para el presente ejercicio es de 85.000 mill. de dolares, el 50% en gasto de defensa. Obviamente, la administración Obama ya ha lanzado sus “augurios nefasti” indicando que este recorte tendrá un impacto de caida del PIB o al menos un impacto de no crecimiento del mismo del 0.6% en 2013 y una pérdida de 750.000 empleos.  Y sin embargo el ajuste es necesario. Lo contrario es pan para hoy y hambre para mañana. No cabe un incremento de los ingresos, eso ya se ha realizado y aún así es necesario un ajuste vía gastos. Actualmente se está monetizando el déficit, lo que augura inflación futura. Lección 2, libro de Macroeconomía de Paul Samuelson: la monetización de deficits genera incremento de precios futuros, es decir, inflación (por aquello del incremento de la masa monetaria y la velocidad de circulación de la misma). La situación gráfica queda, para el ejercicio 2013 así:

Es insostenible en el tiempo seguir manteniendo una política monetaria expansiva y una política fiscal expansiva también. Solo conseguimos retrasar el problema a las futuras generaciones. Eso no es atacar y solucionar el problema, es retrasarlo. De seguir persistiendo en la actual política de no recortes e incremento de gasto, además del efecto expulsión del sector privado que se genera a nivel interno, nos encontramos con un debilitamiento del valor del dolar, lo que favorece las exportaciones americanas AL resto del mundo, pero perjudica las importaciones DEL resto del mundo. Este perjuicio en las importaciones, hace que la débil economía europea sufra considerablemente, pues unido a sus problemas estructurales de déficit público y escaso nivel de crecimiento actual del PIB por países, nos faltaba un fortalecimiento del valor del euro que perjudique las exportaciones. Sólo  nos faltaba un perjuicio en el sector exterior y en balanza exterior, pues EEUU supone un 17% en el peso de las exportaciones de la EU27. Eso si, los europeos (los que puedan claro) vamos a poder viajar a cuerpo de rey.

Gráfico Euro Dólar

File:Main trading partners for exports, EU-27, 2010 (% share of extra EU-27 exports).png

Y el caso es que tanto Republicanos como Demócratas están de acuerdo en que hay que tomar medidas. La dirección de las mismas es lo que los separa (como no podía ser de otra manera), pues los Republicanos inciden en un recorte del gasto (y sobre todo en la parte de Sanidad, que no en Defensa) sin incrementar impuestos y los Demócratas inciden en el incremento de impuestos y recorte de gastos fundamentalmente en Defensa.

Y mientras tanto, las empresas de rating a la espera. No es fácil el escenario y por lo tanto no es fácil la solución. Pero por el bien económico global, guste o no, y sobre todo por el particular de Europa, EEUU debe alcanzar una solución seria y realista.

FISCAL CLIFF

Ya casi en tiempo de descuento, hubo lo que podríamos denominar “acuerdo” entre Demócratas y Republicanos para evitar el denominado Fiscal Cliff o Precipicio Fiscal para este ejercicio 2013 en EEUU.

EEUU tiene actualmente, y gracias a las políticas de Mr. Obama una déficit fiscal del 7% y una deuda pública global, medida en porcentaje de PIB, del 102%. Por comparativa, España tiene, datos avanzados para el 2012 un 6,5% de déficit fiscal y una deuda pública rozando el 80%del PIB mas o menos.

Pero ¿que es el Precipicio Fiscal? Es el término con el que se conoce a la situación fiscal actual de los EEUU y que describe el fin de un conjunto de medidas de corte fiscal expansivo vigentes actualmente.

Para simplificar diremos que el 31/12/2012 finalizaban una serie de medidas de política fiscal expansiva, introducidas ya en la etapa de Mr. Bush y que básicamente son las siguientes:

  1. Fin de los recortes temporales de impuestos sobre la nómina de los trabajadores.
  2. Fin de la exenciones fiscales aprobadas a las empresas.
  3. Entrada en vigor de los recortes de gastos, acordados ya  en el marco del techo de deuda de 2011.

Simplificando mucho, el fin de estas medidas de fiscales expansivas provocarían un recorte del Presupuesto Federal americano de 103 mil millones de $ y un incremento de impuestos de 400 mil millones de $. Con todo ello, se consigue reducir a la mitad el déficit fiscal, pasando del 7% al 3.5-4%%. Hacerlo así, de esta manera agresiva,  implica que EEUU retorna nuevamente a la recesión. De ahí la importancia de las negociaciones entre Demócratas y Republicanos en los últimos días de diciembre de 2012, obligando incluso a Mr. Obama a suspender momentáneamente sus vacaciones navideñas. Al final se llegó a un acuerdo, que podemos catalogar de parche, que consiste en lo siguiente:

  1. Incrementar el tipo impositivo del 35% al 41% a  las rentas superiores a 400.000 $.
  2. El impuesto de sucesiones pasas del 35% al 40%.
  3. Las rentas de capital pasan a tributar al 23,8%.
  4. Las cotizaciones sociales de los empleados pasan al 12.4% mas una tasa adicional del 0.9% para rentas superiores a 200.000 $.

Como vemos, el acuerdo no se basa tanto en la reducción del gasto, cosa a la que Mr. Obama se opone, como en el incremento de impuestos.

¿Y por que podemos catalogar la medida como “parche”?. Pues porque queda lo mas importante, la cuantificación y autorización del “techo de deuda” anual al que puede someterse la administración americana. Y ese techo lo marca el Congreso, actualmente con mayoría republicana, la cual es partidaria de recortes de gastos y no de subidas de impuestos. Justo lo contrario que la administración Obama. Así que vamos a tener tensión en los mercados en las próximas semanas, puesto que de no aprobarse un incremento en el techo de deuda, EEUU entra, literalmente, en suspensión de pagos durante el mes de febrero de 2013. Ya en el 2011 la tensión en la negociación del techo de deuda provocó una bajada del rating de la deuda de EEUU.

Con todo y con ello, aún suponiendo que se autorice un techo de deuda mayor por parte del Congreso y la administración Obama pueda emitir deuda nuevamente, seguiremos con tensión en los mercados, pues el principal comprador actual de deuda pública americana es la propia Reserva Federal, en manos de Mr. Bernanque, que lleva años inundando de liquidez el mercado.

En resumen, actualmente EEUU tiene una política fiscal expansiva, fundamentalmente basada en el incremento del gasto público incurriendo en déficit fiscal (y por añadidura, incremento de deuda) y una política monetaria expansiva, con tipos de interés de referencia del 0.25% y compra masiva de deuda. Y esta combinación de políticas fiscales y monetarias expansivas son una bomba para el medio y largo plazo, generando mayores y mas profundas recesiones. Lo de siempre, pan para hoy, hambre para las generaciones futuras. Si ocurre en un país como Grecia, Portugal o España, pues no ocurre nada en el resto de mundo. Pero si ocurre en la primera potencia económica mundial, el problema es, precisamente, mundial. Así que urge, y no les creo por la labor, que la administración Obama desradicalice sus posturas pro expansivas del gasto y se llegue a un acuerdo serio y riguroso de reducción del gasto público y por lo tanto del déficit fiscal americano. Y evidentemente que se cumpla ese compromiso en el tiempo. O tomando el título del segundo libro de la trilogía de The Century de Ken Follet, entraremos en el “invierno del mundo” y nos vamos a reir de la Gran Depresión de los años 30.

¿Y SI PETER PAN NO SE QUIERE IR…?

Presentación de los Presupuestos Generales del Estado Español para el 2012. Los titulares ya lo saben, el mas drástico de toda la democracia, con un recorte medio del 16% en todos los ministerios. Todo para obtener un déficit público del 5.3%. Queda pendiente un nuevo recorte para 2013. No voy a entrar en las cifras con detalle, no es el objetivo de la entrada de hoy. La entrada de hoy tiene mas interrogantes que respuestas.

El presupuesto para 2012 asciende a 311.826 millones de euros, repartidos en 4 grandes apartados:

1.- Servicios Públicos Básicos, con un presupuesto de 17.909,11 mill. de euros.

2.- Gasto Social, con un presupuesto de 175.382,70 mill. de euros.

3.- Actuaciones de carácter económico, con un presupuesto de 27.129, 82 mil. de euros.

4.- Actuaciones de carácter general, con un presupuesto de 91.404,32 mill. de euros.

La parte del pastel se reparte así:

  • Pensiones: 115.825 mill. de euros, el 37%.
  • Desempleo: 28.805 mill. de euros, el 9%
  • Servicio de la Deuda: 28.848 mill. de euros, el 9%.

Sólo estas 3 partidas suponen ya el 56% del total del presupuesto. La partida de “servicio de la deuda” (intereses fundamentalmente) es casi tan grande como los presupuestos destinados a Justicia, Defensa, Seguridad Ciudadana, Política Exterior, Infraestructuras e Investigación todos ellos juntos (30.439 mill. de euros). Saquen sus propias conclusiones.

Son restrictivos, si. Pero continuistas. Lo dijo el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, lo primero es el déficit, lo segundo es el déficit y lo tercero el déficit. Se han vuelto a equivocar los objetivos y los medios. Y así les ha respondido el mercado, con un incremento de la prima de riesgo por encima de los 400 puntos básicos. Y queda un nuevo ajuste o recorte, que ya no se como llamarlo, para el 2013, que no se muy bien de donde va a salir. Y eso si el cuadro macroeconómico previsto de 2012 se cumple. Si no, prepárense para otro ojal en el cinturón.

Y es que no nos atrevemos a tocar ninguno de los pilares básicos del llamado estado del bienestar, esto es, Sanidad, Pensiones, Educación y Desempleo. ¿Quien se atreve?. Porque no va a quedar mas remedio si seguimos manteniendo la actual estructura de Estado. Y lo mas grave es que falta visión de Estado, claridad…, y un par de “güevos”. ¿Y la sociedad que dice?. Nada, seguimos a la sopa boba, apesebrados, generación perdida pensando que tenemos derecho a que el Estado nos lo de todo hecho. Será que seguimos sin crecer o no queremos hacerlo. O será que seguimos sin querer ser responsables. Bueno, es normal, llevamos 30 años acostumbrados a que “papi estado” nos lo de todo. O casi todo. Y lo malo es que somos una sociedad que no nos quedamos en el medio. Siempre pasamos de un extremo a otro. No nos anticipamos. Somos reactivos, no proactivos. Y en esa acción de reaccionar es donde nos pasamos de frenada. Que Campanilla nos guarde.

ALTERNATIVA AL MODELO

Existe un modelo económico, olvidado ya por muchos, que explica el porqué de la actual “crisis” del euro. Dicho modelo es el modelo Mundell-Fleming. En esencia dicho modelo nos explica que una economía abierta, ausente de política monetaria autónoma, y de un tamaño pequeño en términos relativos, no puede tener una política fiscal expansiva y/o autónoma. Este es el caso de Grecia. Dicho pais pertenece al euro, luego tiene una política monetaria inexistente, pues dicha política monetaria la marca el Banco Central Europeo. Al no tener moneda propia carece de la política de tipo de cambio, luego no puede recuperar la competitividad perdida vía devaluación de su moneda. Además es una economía pequeña en términos relativos en Europa, y no digamos ya en términos mundiales. Así si aplicamos el modelo, nos encontramos con que el ajuste para recuperar la senda “ortodoxa” y el crecimiento debe venir, única y exclusivamente por la vía fiscal y por la vía de ajustes estructurales. Sólo quedan esas dos políticas económicas. Dado que tiene un deficit público de mas del 10% anual (y desde el año 2000, nunca, REPITO NUNCA, ha bajado dicho déficit anual del 3%) y su nivel de deuda pública supera el 160% de su PIB, el ajuste vía interna, fiscal y estructural, es, sencillamente terrorífico.

España no llega a esas cifras, y no es precisamente una economía que no tenga un peso relativo importante. Sin embargo también es posible el análisis de los ajustes a realizar considerando el modelo. Con un déficit del 8.51% en 2011 y un nivel de deuda sobre PIB del 66%, se está lejos de la situación griega, pero es necesario la realización de los ajustes necesarios para evitar, precisamente ser un riesgo “sistémico” para la zona euro.

¿Que nos dice el modelo? Que hay que hacer los ajustes a nivel interno, vía fiscal y vía medidas estructurales. Y en esas estamos inmersos. Quiero recordar que la tan cacareada reforma laboral no es mas que una medida de política económica de corte estructural y como tal dará sus frutos en el medio y largo plazo. El ajuste fiscal previsto (a falta de conocer los Presupuestos Generales del Estado para 2012) nos permitirá reducir el deficit público durante 2012 y 2013 hasta el 3% en dicho ejercicio. Pero siguen quedando medidas a tomar para recuperar la competitividad perdida. Sin la potencial devaluación de la moneda (pues ya no tenemos) y sin autonomía monetaria, los ajustes que quedan siguen siendo de tipo estructual. Lo que siempre he dicho: CAMBIO DE MODELO. Estamos en tierra de nadie. Ni somos los mejores en calidad y fiabilidad (Alemania) ni los mas baratos es costes (China, India etc). Carecemos de una I+D+i y carecemos de un tejido empresarial competitivo a nivel mundial (se pueden contar con los dedos de las manos las grandes firmas internacionales que tenemos). Tal vez solo se salva la industria turística, pero ¿hasta cuando podemos vivir del sol y sombra?. Porque no nos equivoquemos, la gran base del turismo patrio se basa en un modelo de sol y sombra que nació a mitad de los 60. Urgen reformas de calado que cambien el modelo.

Sin embargo hoy viene en el diario El Economista, una medida que denominan “Devaluación Fiscal”, que consiste en aumentar el IVA y reducir las cotizaciones sociales. Con ello se consigue un efecto parecido al de la devaluación de la moneda y permite recuperar parte de la competitividad perdida, pues reduce los costes internos, fundamentalmente laborales (lo que hace mas competitivos nuestros productos) y encarece los productos importados. Personalmente me parece que es el camino a seguir. La subida del IVA es igual para todos, y tiene efectos indeseados para una buena parte de la población. Es cierto y no tiene discusión. Es así. Y además hace subir la inflación, SALVO que la situación competitiva haga que esa subida impositiva no se pueda trasladar íntegramente a los precios de mercado. Pero lo que si es directo es que una reducción de las cotizaciones sociales a cargo del empresario hace que  el factor trabajo sea mucho mas competitivo, y por lo tanto los productos fabricados aquí sean mas baratos, en términos relativos.  Si además estas medidas viene acompañadas de un cambio impositivo en las rentas del trabajo a la baja (reduciendo el tipo de retención aplicado en la nómina) y fomentando las políticas de ahorro, igual se conseguía la cuadratura del círculo, pues parte de esa mayor renta disponible (vía reducción de las retenciones) iría a consumo, consumo de productos nacionales mas baratos que los importados, y parte al ahorro, mejorando la tasa de ahorro nacional, clave para el crecimiento sostenido sin necesidad de tener que acudir a la financiación exterior y deterioro de la balanza externa. Tal vez esta medida, que algunos ya hemos contemplado en nuestra mente y a los que evidentemente no se nos hace caso pues ni somos premios Nobeles ni nada parecido, sea, ahora si, digna de análisis y estudio.

SER O NO SER…

Ordago a Bruselas por parte de Rajoy: el objetivo de deficit para el ejercicio 2012, no será del 4.4% sino del 5.8%. Casi punto y medio mas. Contradicción de opiniones. Opiniones contrapuestas. Y de fondo, el argumento de la “soberanía nacional”. A buenas horas. Mala apuesta Don Mariano. Pertenecemos a la U.E. ¿recuerda?. Es cierto que la herencia recibida es mala, muy mala, pero también le quiero recordar que todos los estudios serios, ya apuntaban a un déficit superior al 6%. Al final, ha sido del 8.5%, dos puntos y medio mas. Cada punto de déficit supone unos 12.000 – 15.000 millones de euros. El ajuste adicional ya se preveía en unos 40.000 millones adicionales. ¿Por que es importante no tener deficit?. Es simple, no se puede vivir endeudado permanentemente, tarde o temprano hay que devolver lo que nos han prestado. En una economía con independencia monetaria, el deficit se cubre de dos maneras: creando mas billetes, mas masa monetaria, o acudiendo al endeudamiento, al prestamo. La primera solución genera, si o si, inflación. En el peor de los casos hiperinflación que fue lo que ocurrió en la Alemania de Weimar tras la derrota de la Primera Guerra Mundial, que para pagar las sanciones impuestas, se dedicaron a darle a la maquina de hacer dinero, y generaron la mayor hiperinflación nunca conocida, que permitió el ascenso de Hitler al poder. Tal vez por eso el Banco Central Aleman es tan sensible al crecimiento de precios. En el segundo caso, se produce lo que lo economistas denominamos “efecto expulsión”. Si el Estado pide prestado, lo que está haciendo es detraer recursos financieros para financiar ese déficit, recursos que no acuden al sector privado. Además, el tipo de interés que paga el Estado se considera como “el tipo de interés mínimo sin riesgo”, por lo que obligas a las empresas a tener que emitir deuda a tipos superiores si quieren captar financiación. En una economía sin independencia financiera, sin moneda propia, la primera opción desaparece y sólo queda la segunda. Esto es de primero de economía en la facultad. Pero parece ser que se ha olvidado.  Pero volvemos al tema.

Tener un objetivo de deficit del 4.4%, ya implica tener casi un punto y medio mas de déficit del objetivo de la U.E, que reza un 3%. Pasar de un 8.5% al 4.4%, implica proceder a un ajuste de entorno a 50.000 millones de euros. Y como el crecimiento, según el último cuadro macro previsto, del PIB para el 2012, implica una CAIDA del 1.7%, pues obviamente el ajuste no puede venir del lado de los ingresos, sino de los gastos. Y un recorte/ajuste de 50.000 millones de euros no es calderilla precisamente. Es duro. Durísimo. Y sin embargo toca hacerlo, tarde o temprano.

Rajoy lo que esta manifestando son dos cosas, con las que se podrá estar de acuerdo o no, y son las siguientes:

1.- España es un país soberano y en base a un cuadro macro realista, el ajuste inicial no es real ni realizable.

2.- España va a realizar el ajuste, pero dicho ajuste no hay porque hacerlo en un único año. Se puede hacer en varios ejercicios. Tesis del Sr. Montoro, ministro de Hacienda y Administraciones Públicas.

Hablar de “déficit” así en general, es un poco “naif”. Lo realmente importante es saber la composición o descomposición (según se mire) del mismo. Una muy en boca últimamente es la referente a que el déficit se compone del denominado “déficit estructural” y “resto o deficit cíclico”. El déficit estructural es aquel en que incurre un país independientemente del ciclo económico en que nos encontremos. Es un “déficit” fijo, un coste/gasto fijo por tamaño de Estado, ineficiencias etc. Se tiene siempre, incluso con pleno empleo y PIB creciendo a toda máquina. Las últimas estimaciones cifran este déficit estructural, en España, en un entorno del 2.5%. Recordemos que el total de deficit impuesto por la UE es del 3% global. Así pues, incluso realizando ajustes de caballo, seguimos teniendo un déficit que roza el nivel máximo exigido por nuestros socios europeos. Para que se entienda, claro y alto: HAY QUE CAMBIAR EL MODELO DE ESTADO. Y eso es lo que nos está exigiendo la UE. Alemania al frente por supuesto.

¿Cual es el problema, entonces? El nivel de “confianza” que nos otorgan. No terminan de creerse que vayamos a hacer el ajuste y de ahí que nos lo pidan en un único ejercicio. No quieren repetir la experiencia griega. Nos exigen un plus de confianza y fiabilidad. Si conseguimos hacer el ajuste en un único ejercicio, volveremos a tener la confianza de los mercados nuevamente. En cristiano, volveremos a ser un país serio, de fiar. Actualmente no lo somos.

Hay que recordarle al Sr. Rajoy que es preferible una vez rojo que veinte “colorao”, que los reformas a medias originan los mismos rechazos sociales que si se hacen en profundidad. Y hay que hacer las reformas que permitan cambiar el modelo. No podemos mantener esta estructura de Estado, central, autonómica y local sin profundas reformas. No se trata, como ya he escrito otras veces, de hacer ajustes o reducir los gastos. El mandato es claro, toca REFORMAR, toda la estructura, todo el modelo. Cualquier otra opción es de trileros.