PERSISTIR EN EL ERROR

El pasado sábado se publicaba en el BOE un Real Decreto Ley de medidas de apoyo a “emprendedores” como parte del paquete de medidas que el actual gobierno de la nación tiene previsto implementar durante el resto de legislatura y tal y como ya adelantó el Sr. Rajoy en el Debate del Estado de la Nación. El Decreto Ley tiene el rimbombante nombre siguiente:

Real Decreto-ley 4/2013, de 22 de febrero, de medidas de apoyo al emprendedor y de estímulo del crecimiento y de la creación de empleo.

Como se puede apreciar ya en el título no sólo contiene medidas de apoyo al “emprendedor” sino también medidas de estimulo al crecimiento y a la creación de empleo. Me centro en estas últimas todas ellas recogidas en el capítulo III del Real Decreto Ley. A modo resumen son las siguientes:

  • Reducción de las cuotas a la Seguridad Social por parte del empresario cuando contrate a menores de 30 años. Artículos 9 y 10.
  • Reducción de las cuotas a la Seguridad Social por parte del empresario cuando contrate a mayores de 45 años. Artículos 11.
  • Primer empleo joven.  Bonificaciones de 500 euros/año (700 euros/año en el caso de mujeres) si se convierten en contratos indefinidos.
  • Reducción del 50% en las cuotas a la Seguridad Social del empresario si se realizan contratos en prácticas a menores de 30 años. Artículo 13.
  • Bonificaciones en las cuotas a la Seguridad Social de hasta 800 euros/año si se contrata a menores de 30 años por empresas de economía social (Cooperativas y Sociedades Laborales). Artículo 14.

Como se puede apreciar, todas las bonificaciones y reducciones se centran en los dos focos mas problemáticos del desempleo, es decir mayores de 45 años y menores de 30. El escalón intermedio ni existe.

No seré yo quien diga que esos dos focos no son los que mas problemas de empleabilidad tienen, es cierto, pero voy un paso mas atrás. Lo realmente grave es que todas estas medidas, sin duda necesarias, se sustentan sobre unos pilares, bajo mi punto de vista erróneos. Y así lo he manifestado en varias ocasiones.

La reforma laboral de enero de 2012 dejó pasar una oportunidad de oro para romper realmente las reglas de juego del mercado laboral, incidiendo en el error de mantener modalidades de contrataciones diversas, dejando pasar la oportunidad de crear un único contrato laboral con indemnización creciente con un tope máximo de 20 días de indemnización por despido. Y por otro lado, insistimos en el error de fomentar las reducciones en las cuotas a la Seguridad Social por parte del empresario en modalidades concretas de contratación, dejando de lado una rebaja generalizada en las cuotas a la Seguridad Social a cargo del empresario, verdadero impuesto al trabajo y, como tal, desincentivador de la creación de empleo. Cierto que la reforma laboral dotó de mas “poder” al empresario para acomodar la situación de los recursos humanos a la realidad económica del mercado. Sin embargo no consiguió incentivar la contratación como así queda demostrado en la evolución del desempleo del último año, cuya tasa está en máximos históricos, tanto en valor absoluto como relativo. Y es que a la hora de contratar existe el denominado gap salarial que no es otro que la diferencia entre el coste real para el empleador y lo que percibe en bruto el trabajador. No es sostenible mantener un sistema de Seguridad Social donde el empleador o empresario tiene que proceder a cotizar casi un 35% a cuenta del trabajador. Así es imposible generar empleo.

Anuncios

2 Respuestas a “PERSISTIR EN EL ERROR

  1. En general estoy de acuerdo con alguno de sus postulados, sin embargo creo que la reforma laboral tal vez se debía de haber hecho con otros matices, contratación indefinida, tal vez excepto etts, por necesidades del trabajo de estas, con un contrato indefinido desde el primer día con un periodo de prueba de tres meses o tal vez seis meses y entorno a 30 días, desconozco si lo dejaron en 33 días, pero ya sabe usted si el empresa demuestra bajada de ventas, beneficios y tal, una serie de cuestiones siempre difíciles de conocer puede despedir con menos días…maquillaje interesado en muchos casos para disminuir las indemnizaciones. Lo que quiero decir, es que en una situación de depresión económica, de quiebra financiera, tal vez era necesaria una mayor confianza en el mantenimiento del trabajo por parte de las grandes compañías.
    El empresario desde mi punto de vista no contrata a una trabajador porque sea barato su despido, lo contrata porque realmente lo necesite para sacar adelante el trabajo que tiene y así poder ganar dinero, entrando en espirales de despidos masivos eso mismo se retroalimenta, ej. FCC, Iberia, Telemadrid, Canal Nou, Acciona, Bankia, Banesto, Caixabank…por decir algunas que se me han venido a la cabeza. Tal vez ese contrato indefinido con una indemnización razonable, venga incluso de 25 días…podría haber influido psicológicamente en la gente para no haber bajado tan radicalmente el consumo….junto a otras medidas que se han tomado que han ido por ese camino de bajada de la demanda, menos demanda, menos empleo, más subsidios por desempleo….una pescadila….espero que mis comentarios no le parezcan estúpidos dado su elevado nivel de conocimiento económico.

    Un saludo,

    • En primer lugar, gracias por el comentario. En segundo lugar, ningún comentario me parece ni estúpido ni no estúpido. Cada uno opina lo que considera oportuno, no es cuestión de conocimiento económico o no, es una simple cuestión de sentido común y racionalidad. Así que le invito a que siga comentando lo que considere oportuno. El debate es siempre enriquecedor. No soy de alta cuna, así que no se preocupe ni por el fondo ni por la forma. Opine, simplemente. Se lo agradeceré siempre. Coincido en lo esencial de su comentario, y es que la reforma laboral está edificada sobre unas bases, a mi modo de ver, ya caducas. Y tiene toda la razón, el empresario contrata cuando realmente tiene necesidad de ello. Y ahí no decide el coste de despido, sino el coste real para el empresario. Eso es lo que he defendido siempre y lo que considero necesario cambiar. Si lo mira bien, todo el estado de bienestar recae sobre el empresario. Y así no podemos seguir, pues cualquier impuesto o tasa es, por si misma desincentivadora. Un contrato con indemnizacion creciente, acompañado con una rebaja en las cotizaciones sociales a cargo del empresario, fomenta la contratación, pues todos los costes son conocidos a priori. No es necesario llegar al sistema de EEUU, de cuasi libre despido para ser competitivos, y sólo hay que fijarse en sistemas como el sueco, el suizo, o el propio alemán. Gracias por el comentario. Saludos cordiales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s