Archivo mensual: enero 2013

FISCAL CLIFF

Ya casi en tiempo de descuento, hubo lo que podríamos denominar “acuerdo” entre Demócratas y Republicanos para evitar el denominado Fiscal Cliff o Precipicio Fiscal para este ejercicio 2013 en EEUU.

EEUU tiene actualmente, y gracias a las políticas de Mr. Obama una déficit fiscal del 7% y una deuda pública global, medida en porcentaje de PIB, del 102%. Por comparativa, España tiene, datos avanzados para el 2012 un 6,5% de déficit fiscal y una deuda pública rozando el 80%del PIB mas o menos.

Pero ¿que es el Precipicio Fiscal? Es el término con el que se conoce a la situación fiscal actual de los EEUU y que describe el fin de un conjunto de medidas de corte fiscal expansivo vigentes actualmente.

Para simplificar diremos que el 31/12/2012 finalizaban una serie de medidas de política fiscal expansiva, introducidas ya en la etapa de Mr. Bush y que básicamente son las siguientes:

  1. Fin de los recortes temporales de impuestos sobre la nómina de los trabajadores.
  2. Fin de la exenciones fiscales aprobadas a las empresas.
  3. Entrada en vigor de los recortes de gastos, acordados ya  en el marco del techo de deuda de 2011.

Simplificando mucho, el fin de estas medidas de fiscales expansivas provocarían un recorte del Presupuesto Federal americano de 103 mil millones de $ y un incremento de impuestos de 400 mil millones de $. Con todo ello, se consigue reducir a la mitad el déficit fiscal, pasando del 7% al 3.5-4%%. Hacerlo así, de esta manera agresiva,  implica que EEUU retorna nuevamente a la recesión. De ahí la importancia de las negociaciones entre Demócratas y Republicanos en los últimos días de diciembre de 2012, obligando incluso a Mr. Obama a suspender momentáneamente sus vacaciones navideñas. Al final se llegó a un acuerdo, que podemos catalogar de parche, que consiste en lo siguiente:

  1. Incrementar el tipo impositivo del 35% al 41% a  las rentas superiores a 400.000 $.
  2. El impuesto de sucesiones pasas del 35% al 40%.
  3. Las rentas de capital pasan a tributar al 23,8%.
  4. Las cotizaciones sociales de los empleados pasan al 12.4% mas una tasa adicional del 0.9% para rentas superiores a 200.000 $.

Como vemos, el acuerdo no se basa tanto en la reducción del gasto, cosa a la que Mr. Obama se opone, como en el incremento de impuestos.

¿Y por que podemos catalogar la medida como “parche”?. Pues porque queda lo mas importante, la cuantificación y autorización del “techo de deuda” anual al que puede someterse la administración americana. Y ese techo lo marca el Congreso, actualmente con mayoría republicana, la cual es partidaria de recortes de gastos y no de subidas de impuestos. Justo lo contrario que la administración Obama. Así que vamos a tener tensión en los mercados en las próximas semanas, puesto que de no aprobarse un incremento en el techo de deuda, EEUU entra, literalmente, en suspensión de pagos durante el mes de febrero de 2013. Ya en el 2011 la tensión en la negociación del techo de deuda provocó una bajada del rating de la deuda de EEUU.

Con todo y con ello, aún suponiendo que se autorice un techo de deuda mayor por parte del Congreso y la administración Obama pueda emitir deuda nuevamente, seguiremos con tensión en los mercados, pues el principal comprador actual de deuda pública americana es la propia Reserva Federal, en manos de Mr. Bernanque, que lleva años inundando de liquidez el mercado.

En resumen, actualmente EEUU tiene una política fiscal expansiva, fundamentalmente basada en el incremento del gasto público incurriendo en déficit fiscal (y por añadidura, incremento de deuda) y una política monetaria expansiva, con tipos de interés de referencia del 0.25% y compra masiva de deuda. Y esta combinación de políticas fiscales y monetarias expansivas son una bomba para el medio y largo plazo, generando mayores y mas profundas recesiones. Lo de siempre, pan para hoy, hambre para las generaciones futuras. Si ocurre en un país como Grecia, Portugal o España, pues no ocurre nada en el resto de mundo. Pero si ocurre en la primera potencia económica mundial, el problema es, precisamente, mundial. Así que urge, y no les creo por la labor, que la administración Obama desradicalice sus posturas pro expansivas del gasto y se llegue a un acuerdo serio y riguroso de reducción del gasto público y por lo tanto del déficit fiscal americano. Y evidentemente que se cumpla ese compromiso en el tiempo. O tomando el título del segundo libro de la trilogía de The Century de Ken Follet, entraremos en el “invierno del mundo” y nos vamos a reir de la Gran Depresión de los años 30.

Anuncios

REINO SOLEDAD

El pasado viernes 11/01/2013 fue enterrado en la intimidad familiar Manuel Mota, 46 años y director creativo del grupo Pronovias a la que se dedicó como tal los últimos 23 años. A estas alturas ya se sabe que ha sido un suicidio. Lo importante, para mi, no es la virulencia del suicidio en si mismo, ni las formas (se ha clavado un cuchillo directamente en el corazón, nada de barbitúricos ni sedantes) ni en el lugar elegido (los lavabos de un Centro de Salud, nada de la tranquilidad del hogar ni similar). Lo importante es el fondo del mismo. Y aquí no soy neutral, aviso con antelación. Parece ser que el Sr. Mota hacía relativamente poco que se había reincorporado a sus funciones en la empresa, después de un año de baja por depresión. Y todo parece indicar, que el suicidio, emocionalidad familiar aparte, es consecuencia de un proceso de stress laboral, según declaraciones de su hermana como consecuencia de un “monstruo”. Entendemos o quiero entender que ese “monstruo” no es otro que el Sr. Palatchi, propietario de la correspondiente firma. El tiempo dirá si lo es o no.

No se como terminará el asunto ni si habrá culebrón para largo. Desde un punto de vista racional es complicado entender que una persona con un sueldo de 500.000 euros anuales y un prestigio profesional destacado y reconocido sufra de “acoso” o “stress” laboral. Y más en los tiempos que corren. Y sin embargo, es más que posible. Gotas que van llenando un vaso hasta el derramamiento total. Empiezas a cuestionarte si lo que haces tiene algún sentido, si sirve para algo, vas acumulando sensaciones encontradas, la mayoría negativas, te vas auto minando tu propia moral, hasta sentirte un mierda completo. Va por dentro, y pones buena cara al mal tiempo. Las señales son muy sutiles, apenas perceptibles. Pero empiezas a no ser tú. Y tu ego te impide abrirte y buscar ayuda. Continúa tu día a día pero las señales son cada vez más fuertes. Suena su voz y tu mente se bloquea. Incapaz de pensar. Llega un correo electrónico y un escalofrío recorre tu espalda, te tensa, te contrae. Mentalmente te anula. Y así día tras día. Hasta que revientas.

Estamos sumidos en una etapa caótica, virulenta, de grandes y rápidos cambios. Entiendo que este entorno turbulento genera tensión, máxime si solo se mira la cuenta de resultados y el beneficio, y se quiere seguir manteniendo el nivel del mismo. Al final terminas cruzando esa sutil línea existente entre la “exigencia” y “la presión”. Un directivo tiene que ser capaz de adaptarse y adaptar a su equipo al nuevo entorno. Liderazgo que llaman algunos. Y un buen directivo tiene que ser capaz de tratar con un equipo humano mucho más experto que él en cada una de las facetas y conocimientos de su profesión. Ese es, en la actualidad, probablemente uno de los grandes generadores de stress laboral, esa incapacidad del superior de gestionar equipos mucho mas preparados que él, tanto formativa como profesionalmente.

En el mundo de la moda, la gestión de la creatividad es uno de los apartados fundamentales en la cadena de valor de la firma. Y además es un sector sujeto al capricho del consumidor, a su compra emocional y los cambios que se están produciendo en la sociedad, en los gustos de los consumidores, en sus principios básicos de compra son muy, muy grandes. En el caso de Pronovias, sacar 5 colecciones nuevas al año ya es de por si suficiente presión. Manuel Mota era un creativo, el equivalente en Pronovias a Tom Ford en Gucci. No tratemos de medir a un creativo con cuenta de resultados y aprendamos a saber gestionarlos. Sirva de lección.