ASADOR ARGENTINO

La que tenía que haber sido una semana de alegría, por aquello de la Semana de Pascua, se ha convertido en una semana de dolor para la economía española y, sobre todo, para el Gobierno de turno. Todavía sin el engranaje adecuado e inmerso en la urgencia de un proceso reformista (por cierto a base de Real Decreto Ley, cosa poco “democrática” en un país que se precie) tras la presentación de los PGE para el 2012, se sacan de la chistera un ajuste nuevo de 10.000 millones de euros en Sanidad (6.500) y Educación (3.500). Y ya con la primera, lio y gordo, que si copago, que si no copago o que si copago solo para las medicinas y en función de la renta. Y ya tenemos el mar revuelto. Que si los derechos universales son intocables (líneas rojas que dice la ¿izquierda?) y que si la sanidad es universal y lo tiene que cubrir el Estado. Pues si, es universal, pero no lo cubre todo. Y si no lo cubre todo, lo correcto es que no se mantengan las mismas coberturas que hace 50 años. ¿Y porqué? Pues por que hace 50 años este país, objetivamente era un país subdesarrollado o como mucho en vías de desarrollo. Y ahora no, ahora está dentro de las 25 mayores economías mundiales. Pero seguimos manteniendo algunas “estructuras y derechos” como si todavía tuviésemos esa cartilla de racionamiento de la postguerra. Habrá que plantearse que servicios son excluibles pues se los puede pagar todo hijo de vecino. De hecho odontología (servicio dental) está excluido ni tampoco el plan de vacunación es el mismo que hace 20 años. O sea, que si hay cosas que adaptamos y cosas que excluimos. Por lo tanto habrá que plantearse una revisión completa del modelo. Y de igual forma con el porcentaje “de subvención” de las medicinas. Es insostenible el sistema, se mire por donde se mire. Y además es injusto. Los que tenemos hijos sabemos que prácticamente nada de lo que necesitan, incluso con intolerancias y alergias, durante toda su etapa de lactantes se incluye dentro del marco general de la subvención de la medicina. Habrá que revisarlo también. Pero vuelvo al principio.

Decía yo que semana de dolor. Hemos recibido por arriba pues la prima de riesgo se dispara por encima de los 400 puntos básicos y ya en niveles de “pseudo intervención”; por la derecha, con nuestro “amigo” Draghi haciendo unas declaraciones indignas del cargo que ocupa; y por la izquierda, con Sarkozy tomándose la libertad de ponernos como ejemplo (malo) de lo que puede ocurrir en Francia si no gana él.

Pero el verdadero dolor, la verdadera patada en las partes, viene del otro lado del charco. De Argentina. Lady Cristina Fernández de Kirchner rompe las reglas de juego internacionales y pretende nacionalizar YPF, arrebatándosela a Repsol, legítimo propietario. Por el articulo 33. Por sus ovarios. Porque si. Parecía que después de la crisis del corralito habían aprendido. Pero no. Ultimamente han vuelto a la deriva nacionalista y vuelven por sus fueros. Pero cuidado que después de Repsol quedan Banco de Santander, BBVA, Endesa y Telefónica. Y todas están en el punto de mira. Si el Gobierno español no se pone en su sitio, vendrán mas nacionalizaciones y no sólo en Argentina. Por encima de la “agresión económica” está el “pulso político” que se están echando. De momento las primeras reacciones por parte del Gobierno Español  están siendo respetables. No tanto las de la UE, que manda narices que no tenga una voz conjunta y única para estos casos. El atraco, de momento no se ha consumado, pero lleva camino de hacerse. Igual nos lo arregla Obama, pues muchos fondos de inversión tienen intereses en Repsol YPF. Y esos si suelen dar puñetazos encima de la mesa. Como dicen ellos “no es nada personal, son solo negocios”. El problema es si el “pelotudo” no distingue entre lo personal y los negocios.

Anuncios

2 Respuestas a “ASADOR ARGENTINO

  1. He tenido el gusto de leer el artículo hecho por usted y me surgen dudas sobre la que poder reflexionar en el futuro. ¿Está Argentina plenamente integrada en los mercados internacionales del crédito? Si lo está seguro pero seguro que es penalizado de manera sitemática. Afirma usted en su artículo que la legitimidad de la posesión de YPF, legal seguro que lo es, ahora bien, veríamos si la venta de la compañía y la compra de la misma fue transparente, más en cuestiones como son las extracciones de minerales que afectan a lo más profundo de cualquier país. ¿Piensa usted que cualquier país que no está siendo humillado por los mercados internacionales dejar que expolien su suelo? Ahhh , perdón Islandia.
    Respecto al comentario sobre las prestaciones sociales, la cobertura, mire, si, universal y de calidad, ahhh no es gratuita, se paga mediante los Presupuestos Generales del Estado, ¿Van a bajar los impuestos si hay copago? No, será repago, en el que las rentas más altas se diferenciarán todavía más de las rentas medias y bajas, igual que se camina hacia delante se camina hacia tras, quien le iba a decir a Argentina que iba a estar en la situación actual cuando fue una gran potencia mundial en la primera mitad del siglo xx.
    Sobre la voz única europea, mire si estamos más cerca de la división de Europa, de la Europa económica, donde cada país lleva a cabo una política exterior según sus intereses, donde ha primado y sigue primando los acuerdos bilaterales entre países, donde la política de cooperación se realiza según los intereses de las multinacionales de cada país. Ej. Irán, carrera del Rey para Kuwait, ¿Alguien ha pensado en el problema que podía crearse a España? Pues no.

    • Al respecto de Argentina, básicamente estoy de acuerdo con usted. Es evidente que una potencia emergente, y Argentina lo es, debe ser seria judicamente hablando. Debe respetar las reglas de juego vigentes. ¿Que la venta no fue correcta? Eso no entro a juzgarlo, pero no podemos legitimar una expropiación por el simple hecho de que cuestionemos que no se “privatizo” legitimamente. ¿Que las multinacionales imponen su ley? De eso no me cabe duda, pero son las reglas de mercado. Debe primar el respeto a la propiedad privada. En caso contrario nos podemos encontrar con situaciones indeseadas como ocurrió en la Rusia post zarista o en la Alemania de Weimar. Y todos sabemos lo que ocurrió. Simplemente no es de recibo la actitud nacionalista tomada por los gobernantes argentinos. Y es cierto, Argentina fue potencia mundial durante muchos años. Y España probablemente le debe mucho a Argentina. Sin ella la postguerra civil española no hubiese sido la que fue. Y ello merece reconocimiento y respeto. Pero estará conmigo en que en la ultima parte del siglo XX, Argentina se automarginó. Y tiene usted toda la razón sobre la cobertura sanitaria. Efectivamente no es gratuita. Nos creemos que es gratuita. Es cierto, la pagamos vía impuestos. Sólo trato de reflejar que el actual sistema merece una reflexión profunda y soluciones creativas sin que se menoscabe la asistencia universal y global. En esencia, esta universalidad es lo que nos hace iguales. No me gusta el extremo americano, no es mi modelo a seguir, pero tampoco quiero una sanidad estructuralmente deficitaria. Hay caminos intermedios que pueden ser analizados. Y por último, infinitas gracias por su lectura y por su comentario. El intercambio de ideas y de posiciones contrapuestas es lo que hace avanzar y cambiar. No creo en el pensamiento único. Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s