ALTERNATIVA AL MODELO

Existe un modelo económico, olvidado ya por muchos, que explica el porqué de la actual “crisis” del euro. Dicho modelo es el modelo Mundell-Fleming. En esencia dicho modelo nos explica que una economía abierta, ausente de política monetaria autónoma, y de un tamaño pequeño en términos relativos, no puede tener una política fiscal expansiva y/o autónoma. Este es el caso de Grecia. Dicho pais pertenece al euro, luego tiene una política monetaria inexistente, pues dicha política monetaria la marca el Banco Central Europeo. Al no tener moneda propia carece de la política de tipo de cambio, luego no puede recuperar la competitividad perdida vía devaluación de su moneda. Además es una economía pequeña en términos relativos en Europa, y no digamos ya en términos mundiales. Así si aplicamos el modelo, nos encontramos con que el ajuste para recuperar la senda “ortodoxa” y el crecimiento debe venir, única y exclusivamente por la vía fiscal y por la vía de ajustes estructurales. Sólo quedan esas dos políticas económicas. Dado que tiene un deficit público de mas del 10% anual (y desde el año 2000, nunca, REPITO NUNCA, ha bajado dicho déficit anual del 3%) y su nivel de deuda pública supera el 160% de su PIB, el ajuste vía interna, fiscal y estructural, es, sencillamente terrorífico.

España no llega a esas cifras, y no es precisamente una economía que no tenga un peso relativo importante. Sin embargo también es posible el análisis de los ajustes a realizar considerando el modelo. Con un déficit del 8.51% en 2011 y un nivel de deuda sobre PIB del 66%, se está lejos de la situación griega, pero es necesario la realización de los ajustes necesarios para evitar, precisamente ser un riesgo “sistémico” para la zona euro.

¿Que nos dice el modelo? Que hay que hacer los ajustes a nivel interno, vía fiscal y vía medidas estructurales. Y en esas estamos inmersos. Quiero recordar que la tan cacareada reforma laboral no es mas que una medida de política económica de corte estructural y como tal dará sus frutos en el medio y largo plazo. El ajuste fiscal previsto (a falta de conocer los Presupuestos Generales del Estado para 2012) nos permitirá reducir el deficit público durante 2012 y 2013 hasta el 3% en dicho ejercicio. Pero siguen quedando medidas a tomar para recuperar la competitividad perdida. Sin la potencial devaluación de la moneda (pues ya no tenemos) y sin autonomía monetaria, los ajustes que quedan siguen siendo de tipo estructual. Lo que siempre he dicho: CAMBIO DE MODELO. Estamos en tierra de nadie. Ni somos los mejores en calidad y fiabilidad (Alemania) ni los mas baratos es costes (China, India etc). Carecemos de una I+D+i y carecemos de un tejido empresarial competitivo a nivel mundial (se pueden contar con los dedos de las manos las grandes firmas internacionales que tenemos). Tal vez solo se salva la industria turística, pero ¿hasta cuando podemos vivir del sol y sombra?. Porque no nos equivoquemos, la gran base del turismo patrio se basa en un modelo de sol y sombra que nació a mitad de los 60. Urgen reformas de calado que cambien el modelo.

Sin embargo hoy viene en el diario El Economista, una medida que denominan “Devaluación Fiscal”, que consiste en aumentar el IVA y reducir las cotizaciones sociales. Con ello se consigue un efecto parecido al de la devaluación de la moneda y permite recuperar parte de la competitividad perdida, pues reduce los costes internos, fundamentalmente laborales (lo que hace mas competitivos nuestros productos) y encarece los productos importados. Personalmente me parece que es el camino a seguir. La subida del IVA es igual para todos, y tiene efectos indeseados para una buena parte de la población. Es cierto y no tiene discusión. Es así. Y además hace subir la inflación, SALVO que la situación competitiva haga que esa subida impositiva no se pueda trasladar íntegramente a los precios de mercado. Pero lo que si es directo es que una reducción de las cotizaciones sociales a cargo del empresario hace que  el factor trabajo sea mucho mas competitivo, y por lo tanto los productos fabricados aquí sean mas baratos, en términos relativos.  Si además estas medidas viene acompañadas de un cambio impositivo en las rentas del trabajo a la baja (reduciendo el tipo de retención aplicado en la nómina) y fomentando las políticas de ahorro, igual se conseguía la cuadratura del círculo, pues parte de esa mayor renta disponible (vía reducción de las retenciones) iría a consumo, consumo de productos nacionales mas baratos que los importados, y parte al ahorro, mejorando la tasa de ahorro nacional, clave para el crecimiento sostenido sin necesidad de tener que acudir a la financiación exterior y deterioro de la balanza externa. Tal vez esta medida, que algunos ya hemos contemplado en nuestra mente y a los que evidentemente no se nos hace caso pues ni somos premios Nobeles ni nada parecido, sea, ahora si, digna de análisis y estudio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s