UN SOPLO FRESCO DE CORDURA

La Comunidad de Madrid ha presentado hoy el anteproyecto de Ley de Dinamización del Comercio, que en esencia va a permitir abrir las 24 h. del día los 365 días del año. La Ley, tramites aparte, parece ser que entrará en vigor la próxima primavera de 2012. Esperaremos a ver el texto definitivo, pero ciertamente es una medida de política económica de ámbito ESTRUCTURAL relevante. Como cualquier medida estructural, su influencia se verá en el medio y  largo plazo. En el corto plazo sólo nos queda esa parquedad de miras donde no hay medias tintas. O se está a favor o se está en contra. Y claro, ya tenemos las primeras reacciones de índole “proteccionista” por parte de CECOMA, Confederación de Empresarios de Comercio Minorista, Autónomos y de Servicios de la Comunidad de Madrid.

La medida es relevante porque permite, NO OBLIGA, abrir en el horario que uno estime mas conveniente para su negocio. Eso es lo que se denomina “libertad de comercio”. Y los negocios han cambiado mucho y no hay porque encorsetarlos en horarios que no vienen al uso actual. La sociedad, en este país, ha cambiado mucho en los últimos 25 años, y por lo tanto toca adaptarse a los tiempos “modernos”. Y la adaptación no puede ir contra Ley. De ahí la importancia de esta modificación legal en la Comunidad de Madrid. La incorporación de la mujer al mundo laboral, la creciente (pero todavía escasa) incorporación del hombre a las tareas domésticas, los cambios tecnológicos y las nuevas generaciones en las que prima el ocio y la libertad de horarios hacen que ciertas estructuras sociales deban modificarse permitiendo una mayor opción de  mercado, pues las necesidades obligan y el día sigue teniendo 24 horas. El anacronismo, por poner un ejemplo, religioso de no permitir la apertura en domingo, estaba muy bien tiempos atrás, donde la colusión entre lo publico/privado y la religión eran clave. Hoy en día no es así. De ahí que la OCU, Unión de Consumidores y Usuarios defienda la medida actual ya incluso desde tiempo atrás.

Desde un punto de vista laboral, se podrá alegar que va a obligar a trabajar en domingos y festivos así como en horarios diferentes a lo “normal”. Es cierto, pero eso ya ocurre en el mundo de la industria en todas aquellas empresas donde se trabaja a turnos. No hay diferencia. Al menos yo no la veo. No veo incongruencias ni tiene porque ir acompañada una ley de comercio con la legislación laboral, que tampoco hay que modificar para nada.

Desde el punto de vista del pequeño comercio, las razones que se esgrimen en contra de la libertad de horarios es siempre la misma: su imposibilidad de competir con las grandes superficies en horario. Normal. La pregunta que tienen que responder no es esa, es si pueden y DEBEN competir de otra manera, si su público objetivo es el mismo que el de la gran superficie. La competitividad no se garantiza evitando que el grande no abra o no crezca mas, se garantiza permitiendo que cada uno compita allá donde considere que tiene su mercado o su nicho de mercado.

Y por último, no se olviden, la verdadera competencia no es entre el pequeño comercio y la gran superficie. La verdadera competencia de ambos es el comercio ON LINE. Que se lo pregunten a las librerías y a las agencias de viajes.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s