MALA PARTITURA

Llevo algunos días leyendo, con cierta preocupación, cuales van a ser las primeras medidas a aplicar por el nuevo gobierno en España a partir, si todo transcurre con normalidad, del 21 de diciembre de 2011. Mi preocupación no es tanto por objetivo que se persigue con el que estoy básicamente de acuerdo, sino con el camino o con las medidas que se puedan implementar para alcanzar ese objetivo. Dicen los taxistas el camino mas corto entre dos lugares no es la línea recta, sino el camino con menos semáforos. Y tienen razón, pues ellos están midiendo la distancia, no en términos espaciales (metros), sino en tiempo. Evidentemente, para un peatón, la distancia mas corta se mide en metros, no en tiempo. Pero ambos tienen razón, solo hay que tener claro el enfoque. Y este parece ser el problema que se está planteando, antes incluso de que sepamos cual va a ser el equipo económico del próximo gobierno.

Es evidente que es necesario un ajuste fiscal, que no podemos seguir con unos niveles de déficit público por encima del 10% y con una deuda pública que ya supera el 80% del PIB. Pero claro, todo ajuste fiscal se puede hacer desde el lado de los gastos o desde el lado de los ingresos. Y no es lo mismo actuar en un lado o  en el otro. También cabe, claro, actuar sobre ambos.  El ajuste por el lado del gasto es claro, reduciendo el mismo. Y su reducción se puede hacer de dos maneras: eliminado gasto corriente y eliminando gasto en inversión. De nuevo el efecto no es neutro. Si se elimina gasto en inversión, estamos destrozando la competitividad del país (ni infraestructuras, ni I+D+i, ni educación etc) para futuras generaciones. Por el lado de los ingresos el ajuste, para reducir el déficit, es único: aumento de ingresos. He dicho aumento de INGRESOS, no de impuestos. No es lo mismo. No siempre un aumento de impuestos lleva necesariamente aparejado un aumento de ingresos. Ya he comentado en cierta ocasión el principio de la curva de Laffer, que, repito consiste básicamente es decir que si el tipo impositivo es cero, los ingresos del Estado son cero (obvio), pero que si el tipo impositivo es del 100%, los ingresos también son cero, puesto que nadie está dispuesto a trabajar si no obtiene una renta para si mismo. Por lo tanto, en algún punto debe existir un punto de inflexión o cambio de tendencia en la curva de ingresos. Pongo un gráfico y se ve mejor.

Bueno, pues parece ser que donde creíamos, yo el primero, que el ajuste fiscal que se nos viene encima iba a ser por el lado del gasto y sobre todo del gasto corriente y despilfarro, pues resulta que ya tenemos las primeras dudas sobre si lo hacemos sobre el lado de los ingresos, aumentando el impuesto del IVA. Pues como dicen los castizos, para ese viaje no eran necesarias tantas alforjas. El IVA ya se subió del 16% al 18 (en su tipo general) en julio de 2010. Ahora se está estudiando subirlo nuevamente del 18% al 20% el tipo general y del 8% al 10% el tipo reducido. Conste que a mi no me parece mal, pero creo que no es el momento y que si se hace, debe venir junto con otras medidas de reducción de impuestos en otras partes e incluso de ajuste en las bases del propio IVA. Y claro, el sindicato de técnicos del ministerio de hacienda, Gestha, ha puesto el grito en el cielo y sobre todo plantea unas alternativas bastante lógicas y que habría que aplicar previamente. Sus alternativas consisten básicamente en aplicar un plan de lucha contra el fraude de las grandes empresas y lucha contra la economía sumergida, que según sus propios datos alcanza el 23% (Funcas lo cifra en torno al 20%) frente a un 13% de media en Europa. Solo reduciendo en un 10% el nivel actual de economía sumergida, se recaudaría 38.000 millones de euros. Limpiamos el déficit, sin apretarnos mas el cinturón. Y luego plantean la realidad del impuesto de sociedades, cuyo tipo efectivo real dista mucho de parecerse al nominal, debido a la ingente cantidad de deducciones existentes. Y razón no les falta. En el ejercicio 2010 la recaudación impositiva global, según la propia Agencia Tributaria, fue de 159.536 millones de euros, de los cuales tan solo 16.198 mill./€, es decir el 10%, provienen del IS. Es cierto que mas de medio millón de empresas han cerrado en los últimos 3 ejercicios, pero también hay casi cinco millones de desempleados y la recaudación por IRPF sigue siendo la partida de mayor peso recaudatorio. Se puede ver en la gráfica siguiente:

Así que visto lo visto, Sr. Rajoy, yo le recomendaría que antes de hacer nada, piense realmente si existen otras soluciones creativas e imaginativas. Por los primeros pasos dados, me da la impresión de que seguimos anclados en las mismas preguntas y en las mismas respuestas. Y no es eso. Y si es eso, es que entonces no habéis entendido nada de nada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s